Diferencias entre parlamentarismo y presidencialismo


Aunque sostengo desde hace algunos años que las similitudes entre el sistema presidencial y el parlamentario tienen tanta o mayor importancia que sus diferencias (ver por ejemplo en este mismo blog “Parlamentarismo y presidencialismo, ¿tan diferentes son?”),  muchas personas acuden a diario a este blog teniendo en mente principalmente esclarecer las diferencias entre dos de las formas de gobierno propias de los regímenes democráticos.

Saldaré de una vez esa deuda.

En el parlamentarismo el Jefe de Estado no es a su vez jefe de Gobierno. Esta última responsabilidad recae en otra figura, denominada de diferentes maneras, Primer Ministro en Inglaterra, Canciller en Alemania, incluso  Presidente de Gobierno en España.

El Jefe de Estado obtiene esa condición por vía hereditaria o como resultado de ser electo por el parlamento. En el primer caso hablamos de un monarca, sea Rey o Emperador cuyo, mandato es vitalicio (Inglaterra, España, Japón) en el segundo se trata de un Presidente (Alemania, Italia) cuyo mandato puede extenderse hasta por siete años. Lo interesante aquí es que tanto el monarca como el Presidente de un sistema parlamentario no interfieren en las gestiones de gobierno, mientras su presencia puede imprimirle estabilidad y certidumbre al régimen institucional, específicamente en situaciones turbulentas propias de cuando se produce una aguda crisis política. En cualquier caso la presencia de un monarca o de una figura presidencial alejada de las cuestiones de gobierno es un producto de la evolución histórica de la nación.

El  Primer Ministro es quien dirige la gestión gubernamental. Su condición la obtiene casi siempre como resultado de que su partido emerge victorioso en las elecciones legislativas y cuenta con la mayoría parlamentaria imprescindible para formar gobierno. Con frecuencia antes de llegar al puesto de Primer Ministro desempeñó antes la presidencia del partido ganador. Aunque puede ocurrir excepcionalmente que el partido ganador de las elecciones legislativas no forme gobierno debido a que no pudo sumar los apoyos legislativos necesarios o  como ha sucedido en varias ocasiones en Canadá que el partido vencedor en las elecciones forme gobierno aún sin disponer de  mayoría parlamentaria. Pero estos casos si bien no son del todo exiguos tampoco constituyen la regla. Lo que distingue ante todo al sistema parlamentario es que  para que un partido pueda formar gobierno  debe tener el respaldo de la mayoría parlamentaria aunque para ello haya que gestar una alianza con otros  partidos como ocurre actualmente en muchos de los regímenes parlamentarios de Europa, incluida Gran Bretaña, donde la historia de las coaliciones gubernamentales es reducida .

Hay que apuntar que las elecciones legislativas son elecciones en las que toma parte la nación en pleno subdividida en distritos electorales y que puede darse por diferentes sistemas, siendo los más comunes el mixto, el mayoritario o el de representación proporcional pura. La diferencia con el presidencialismo consiste en que en este simultáneamente o no con las elecciones legislativas el votante elige directamente al Presidente (Jefe de Estado y de Gobierno), mientras en el parlamentarismo jamás el votante elige de un modo directo ni al Jefe de Estado, ni al Jefe de Gobierno.

En la mayoría de los sistemas parlamentarios el Primer Ministro puede ser removido por el Parlamento específicamente en caso de pérdida del control de la mayoría legislativa, lo que obliga a anticipar las elecciones. Se pierde la mayoría legislativa cuando grupos de diputados que apoyaban al oficialismo dejan de respaldar al gobierno en las votaciones en el parlamento de cuestiones de relevancia. Suele tener también el Primer Ministro  la facultad de disolver al parlamento y convocar  a su vez elecciones legislativas anticipadas. Ese tipo de relación entre el órgano Ejecutivo y el órgano Legislativo no es característica del sistema presidencial, donde  ni el Presidente puede disolver al Parlamento ni como regla el Parlamento puede hacerlo con el Ejecutivo.

En algunos países con regímenes presidenciales cuando el presidente ha sido separado de su cargo por el Parlamento ha obedecido a dos razones excepcionales. La primera responde al uso de la figura del juicio político que prevé  esa posibilidad extraordinaria cuyas causales y procedimiento especial aparece regulado en la Constitución, y la segunda, debido a exploraciones, ensayos o búsquedas  temporales que realizan los diferentes países dentro del diseño institucional presidencialista, como fue el caso de Ecuador, donde durante cierto tiempo la Constitución facultaba al Legislativo para apartar de su cargo al Ejecutivo. Dada la inestabilidad que generó esa facultad, el constituyente ecuatoriano creo la figura de muerte cruzada, de acuerdo con la cual si el Congreso decide la separación del Presidente también él mismo se disuelve de forma automática y viceversa. Por lo que puede concluirse que Ecuador llegó a la separación de poderes propia del régimen presidencial por un camino muy singular.

La última diferencia apunta a la integración del gabinete o consejo de ministros en ambos regímenes. En el sistema parlamentario es posible que en algunas de sus modalidades el Primer Ministro no tenga el poder de nombrar a los miembros  de su gabinete. Esa situación es impropia del sistema presidencial en la que el Ejecutivo nombra a sus ministros y ellos responden ante él (para un panorama más completo, puede verse  en este mismo sitio, “Diferencias entre parlamentarismo y presidencialismo. Segunda parte”).

Mtro Orestes E. Díaz Rodríguez, Universidad de Guadalajara

septiembre 18, 2012

About these ads

Acerca de orestesenrique

Master en Filosofía por la Universidad Estatal de Moscú, Abogado (Universidad de La Habana), Profesor de Sistemas políticos comparados por la Universidad de Guadalajara, de Soluciones a conflictos internacionales por la Universidad del Valle de México y Derecho Constitucional para curso de Maestría de la Universidad América Latina. Columnista del diario de Guadalajara, "El Informador"
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s