El cartero siempre llama dos veces


Cuando la Casa Blanca anunció que el Presidente de Estados Unidos viajaría a Hawái (Pacífico) junto a su familia a pasar las vacaciones navideñas de 2009, en plena temporada “alta” de profecías y presagios, nadie imaginó que el “obsequio” más importante que recibiría Barack Obama por esas fechas estaba en una dirección completamente opuesta (Detroit).

El plan de los chicos malos tenía un ingrediente similar al del 11/09, era teóricamente irrealizable. Consistía en enviar a un joven de veintitrés años, cuyo alineamiento ideológico hacia el fundamentalismo era conocido por los servicios de inteligencia, con una carga de explosivos en su ropa interior que activaría sobre territorio norteamericano el día de Navidad, después de volar a través de medio mundo sorteando filtros de seguridad entrenados y en alerta.

La onda expansiva hubiera derribado irremediablemente al avión con sus trescientos pasajeros y, también, a la estrategia antiterrorista, a la agenda y la imagen presidencial. Un solo año de administración demócrata había bastado para que Al Qaeda golpeara sobre el territorio más protegido del planeta, algo que después de 2001 George Bush no había permitido.

Claro está, el Presidente hubiera interrumpido apresuradamente sus vacaciones, pero de poco serviría, días después del atentado la opinión pública descubriría que los servicios de inteligencia dispusieron siempre de los elementos suficientes para haber impedido el desastre.

Las consecuencias no se harían esperar, el Presidente hubiera sido acorralado, la paranoia del terrorismo hubiera resurgido con más fuerza, los republicanos envalentonados terminarían imponiéndose abultadamente en las legislativas de noviembre, el “yes we can” habría sido una consigna hereje, Guantánamo jamás cerraría sus puertas, y la era de Obama comenzaría a declinar justo cuando se iniciaba.

La casualidad o la fortuna impidieron el descalabro. Barack Obama tiene ahora todo a su favor para limpiar a fondo y relanzar los sistemas de seguridad, tan reticentes a los cambios y a compartir la información. Ahora puede modelarlos a su antojo, según su talento e imaginación. De lo que se trata es de impedir que el cartero llame otra vez. ¡Enhorabuena!

Enero 6, 2010

http://www.informador.com.mx/internacional/2010/168168/6/obama-refuerza-la-seguridad-aerea.htm



Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s