La OEA en su laberinto


Dentro del congestionado calendario electoral de Latinoamérica destacan este año las elecciones a secretario general de la OEA.

Estados Unidos ha emitido al menos dos señales sobre ese evento. Hillary Clinton aseguró en una carta al gobierno de Chile que dará “cuidadosa consideración” a la candidatura de José Miguel Insulza. Mientras hoy el editorial del Washington Post  destaca que la OEA fracasó en su intento de promover la democracia representativa en Latinoamérica y recomienda al gobierno de Barack Obama oponerse a la reelección de Insulza y revisar el apoyo financiero a la entidad.

El problema del gobierno de Estados Unidos es que cinco años atrás fracasó en imponer un candidato “viable” para secretario general y, en la actualidad, su propuesta no tendría asegurada los apoyos necesarios.

Insulza también tiene sus propias dificultades. La OEA no dijo la última palabra en la crisis hondureña e intenta dar visos de legitimidad a la solución que allí se impuso. Tampoco alcanzó a diseñar una respuesta interamericana a aquellos casos cuando los actos de la propia presidencia de una nación pisotean el régimen constitucional. Mientras su reelección no ha recibido el visto bueno del gobierno de su país.

Pero quien más problemas tiene es la propia OEA. La organización tiene que lidiar con el hecho de que su sostén financiero es el principal saboteador de su gestión. Honduras fue solo el último capítulo de esa saga.

La OEA sufre las consecuencias de la inequidad que caracteriza a la región, donde simples miembros emergentes del concierto de naciones tienen que lidiar con los intereses de una potencia acostumbrada más al dictado y el veto que al dialogo y los consensos.

El interés de que la organización no continúe siendo marioneta de los intereses norteños, gravita aún en el terreno de la ficción.

Quien más resiente la inequidad es la institucionalidad democrática. El esfuerzo de conservar un frente común o un consenso ante el gigante está anulando, hasta el momento,  la capacidad de jugar un papel activo en la contención de las trasgresiones constitucionales al interior de sus países miembros alentadas desde el poder ejecutivo.

Un mar encrespado y una elección no menos tormentosa aguardan al futuro capitán.

Febrero 15, 2010

http://www.informador.com.mx/internacional/2010/178879/6/tabare-vazquez-una-sombra-en-el-futuro-de-jose-insulza-en-oea.htm

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s