Lula y Obama, sin clavo y canela


“Usted es mi ídolo”, confesó el Presidente de Estados Unidos a “Lula” durante una cumbre del G-20 en 2009. “Soy su fan”, aseguró el segundo. Parecía un dialogo  extraído de la imaginación de un novelista. El líder de la potencia hegemónica y un sindicalista de izquierda devenido presidente de una nación sudamericana no ocultaban su admiración mutua.  América Latina no cabía de gozo. Era el preludio de  nuevos tiempos.

No tardó en llegar el anuncio. En silencio EE.UU negoció un tratado que le garantiza desplegar efectivos militares en Colombia. La noticia sacudió a “Planalto”.  Mientras convocaba el funeral de  las  injerencias Obama se aseguraba una cabeza de playa.

Las bases militares quizás eran una herencia más de la anterior administración. A fin de cuentas Obama recién asumía el  mando.

La crisis de Honduras trajo definiciones. EE.UU adoptó una posición  complaciente. Brasil, por su parte, ha sido el abanderado de no concederles nada a los golpistas y al fruto principal de la gestión espuria: el gobierno de Porfirio Lobos.

El debate sobre las libertades políticas en Cuba marcaría otro desencuentro. Mientras EE.UU respalda las acciones de la disidencia interna, el gobierno de Lula las desconoce.

Un lejano escenario enfrentaría nuevamente a ambos países. Washington no quiere saber nada respecto al plan nuclear de Irán, su prioridad es liquidarlo por cualquier vía. Brasil  tiene otra visión y ha mediado activamente a favor del derecho de Irán a disponer de energía nuclear avalando supuestas buenas intenciones.

Las simpatías iniciales no eran falsas. Los buenos augurios eran los incorrectos. Barack Obama es, ante todo, el líder de una potencia imperial. Su supervivencia política y biológica depende  del grado en que su administración no afecte intereses expandidos durante decenios. En cambio Lula representa a una potencia emergente. Su perspectiva de las relaciones internacionales es  entre actores con iguales derechos, mientras su antaña militancia de izquierda le impide liberarse de ciertos compromisos indefendibles.

Washington anunció la cancelación de la visita de Obama a Brasil. El estado de la relación bilateral no podía ser otro. Sin sabor ni colorido.

 Orestes E. Díaz Rodríguez

Maestro UDG

Junio 8, 2010

http://www.informador.com.mx/internacional/2010/208230/6/la-oea-da-el-primer-paso-en-la-readmision-de-honduras.htm

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s