Venezuela: Sin noticias de Santos Luzardo


Mauricio Funes, Presidente de El Salvador, nos recordó a un personaje protagónico de Rómulo Gallegos cuando declaró  que del mismo modo que Álvaro Uribe dio un paso al costado en Colombia, sería bueno para la democracia venezolana que Hugo Chávez desistiera en reelegirse.

El índice de complejidad institucional (ICI) del sistema presidencial de Venezuela es de 17,85, el más bajo del continente. Claramente desentona al cotejarse con otros países federales de la región, Brasil (60,85), México (66, 14) y Argentina (59,71), todos con calificación de alto.  El dato es revelador. Evidencia  la casi ausencia material en Caracas de los mecanismos institucionales de contrapeso propios de un régimen democrático.

En Venezuela el número efectivo de efectivo de partidos presentes en la Asamblea Legislativa es de 1,21;  el sistema partidista en la práctica es monopolar. El apoyo partidario del Presidente  ascendía, según datos de principios de año, a 139  de los 167 escaños; el Ejecutivo tiene un control hegemónico de la instancia legislativa. El federalismo es sólo letra constitucional.  Constituye el único país federal de la región con una única cámara legislativa y los poderes constitucionales del Presidente, si le hicieran falta, no son pocos, e incluso puede reelegirse indefinidamente.

La única sombra institucional  que amenaza levemente el poder del Ejecutivo,  son las elecciones legislativas no simultáneas. La oposición interna y  ciertos medios académicos tienen desde 2006 la percepción de que el Gobierno manipula los resultados electorales a través del software que emplea en la votación y el control  sobre el  árbitro electoral (CNE).

Esa misma oposición no puede explicar cómo contando con esos “recursos” el Gobierno perdió el referéndum de 2007,  ni tampoco el habitual visto bueno que otorgan a las elecciones instituciones  internacionales. Difícil olvidar también el primer acto del breve régimen que desplazó a Chávez del poder en 2002.

Al mismo tiempo importantes líderes de la oposición están presos o huyendo mientras el cerco sobre los medios de información independientes no  deja de estrecharse.

Ni en el Gobierno ni en la Oposición se vislumbra un émulo de Santos Luzardo, capaz de restablecer el equilibrio y la civilidad ante la “barbarie”. Con elecciones y sin ellas el futuro de la democracia en Venezuela no es halagüeño.

http://www.informador.com.mx/internacional/2010/236571/6/la-oposicion-busca-quitar-escanos-al-chavismo.htm

Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez

UDG

Septiembre 19, 2010

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s