Venezuela: ¡Lo que viene es Joropo!


Bastó que la periodista formulara la pregunta imprescindible para que estallara. Desde que supo que, pese a la reforma, los votos no alcanzaban para conservar la hegemonía y darle una paliza a los escuálidos se refugió en Miraflores.

Siguió por televisión como Aristóbulo Istúriz, su jefe de campaña, se deshacía explicando que el resultado era un triunfo. ¡Tonterías, la vaina esa!, pensó, al adversario hay que golpearlo duro sino se te echa encima. ¡Quién mejor que él para saberlo después que pasó lo que pasó!

Decidió ver el paisaje que describían desde el exterior. No olvidó enviar antes un twitter triunfal a sus seguidores. Era bueno para tirios y troyanos. Se sintió peor después que leyó los titulares de la prensa internacional. Europa, Norteamérica y América Latina reflejaban la derrota, pero además, la inmensa mayoría lo hacía mal. Cómo era posible que profesionales de la noticia afirmaran al unísono, “Revolución Bolivariana, sin mayoría absoluta”. ¡Mentiras! Con más de 95 diputados la Revolución conservaba la mayoría absoluta. Incluso hasta Enero, cuando se instalara la nueva legislatura, conservaba la calificada. ¡Contaba con cien días para el plan B! Eso sí, enfrentaría una resistencia mayor.

La única voz amiga volvió a llegar desde el lugar de siempre, una web denominada eufemísticamente Isla debate. El Comandante había cavado allí su última trinchera. Descifró el mensaje entrelíneas: No hay lugar para el desanimo. ¡Convertir la derrota en victoria!

La arenga le vino bien porque sus pensamientos se le escapaban hacia un sitio incómodo. Cada vez era más difícil lograr un desempeño electoral convincente. Los votos se le escabullían. Si la fuga continuaba en el 2012 podría enfrentar un escenario tan adverso como el de Daniel en 1990. ¡El fantasma del sandinismo lo rondaba!

Salió por fin a dar la cara. Se puso la máscara que más domina, ganador fanfarrón y retador. Hasta desafió a la Oposición a que se lanzara a una nueva revocación. Ni así evitó la pregunta que más temía, la paradoja que arrojan los resultados de la votación popular. Estalló de ira. Quizás por eso anunció el hasta entonces ultrasecreto plan B: “¡Pónganse alpargatas, porque lo que viene es Joropo!”

 Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez, UDG

septiembre 29, 2010

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Venezuela: ¡Lo que viene es Joropo!

  1. TANIA MUÑOZ TREVIÑO dijo:

    perdón amigo, pero una ama de casa por acá solicita saber cuál fue ESA pregunta?

    Me gusta

    • La pregunta fue: ¿Cómo explicaba Chávez que si el gobierno y la oposición casi alcanzaron la misma cantidad de votos,
      unos cinco millones y fracción,
      el primero tuviera 95 diputados y el segundo sólo 62?
      La pregunta tenía doble filo: 1)destacaba que en la votación popular Chávez está en paridad o desventaja por lo
      que puede perder en 2012 y 2) que el sistema electoral fue diseñado para favorecer al Chavismo.
      Gracias por preguntar

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s