Nicaragua: La ruta del Río San Juan


 

 

Cada cierto tiempo el Río San Juan despierta y escribe nuevas páginas de su leyenda. Sólo 9 hombres sobrevivieron en la expedición del capitán Alfonso Calero que en 1540 recorrió su curso descubriendo la puerta de salida de Nicaragua hacia los centros coloniales de Cartagena, Veracruz y La Habana.

La vía pareció resistirse a su explotación por la presencia de raudales. Pronto los piratas demostrarían que el obstáculo era salvable remontándolo para saquear por sorpresa a Granada. Henry Morgan lo hizo dos veces.

Los británicos tomaron nota y en 1762 intentaron sorprender a los españoles. Fueron aplastados por la artillería hispana dirigida por una chica de 19 años, Rafaela Herrera. 18 años después los británicos insistieron. Esa vez les sonrió la victoria. En la batalla perdió el ojo un teniente adolescente que sería el vencedor de Trafalgar, Horacio Nelson.

Al estallar la fiebre del oro la ruta fluvial traslada en doce años a más de 150 000 pasajeros que viajaban de Nueva York a San Francisco o viceversa. Tuvo entre sus cronistas a Mark Twain. EL esplendor se interrumpió cuando William Walker usurpó la presidencia de Nicaragua y también el control de la ruta. La estocada final llegó con la guerra de Secesión y la apertura del ferrocarril transcontinental. Pero entonces comenzó el gran sueño.

Ferdinand de Lesseps construyó el canal de Suez. Norteamérica consideró que el lugar apropiado para emular la hazaña del francés era Nicaragua. Colombia se adelanta. Concede a Francia los derechos de construcción. Hay alarma en EE.UU. Pero Lesseps fracasa y en 1888 quiebra su proyecto. En 1902 la Comisión Walker recomienda al gobierno de EE.UU que “la ruta más practicable y factible es la ruta de Nicaragua”.

Los sucesos que privaron a Nicaragua de la construcción del canal todavía son oscuros. Se mezclan intereses geopolíticos, negocios turbios, erupciones volcánicas y la invención de Panamá. Pero el sueño se mantuvo. En 1939 Anastasio Somoza García aseguró que Roosevelt se comprometía a construir un canal por Nicaragua y compró un gran número de tierras en las márgenes del río.

Hace unos días un influyente diario romano comentó que el dragado es el iceberg de un proyecto más ambicioso en el que participan Venezuela, Rusia e Irán.

 ¡El río San Juan vive!

Orestes E. Díaz Rodríguez, UDG www.orestesenrique.wordpress.com

http://www.informador.com.mx/internacional/2010/251383/6/costa-rica-teme-nuevos-danos-por-parte-del-gobierno-de-nicaragua.htm

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s