¡Vámonos con Fidel!


El Presidente de Venezuela aprovecha las festividades decembrinas  para lanzar un enorme desafío a la oposición, al sistema democrático interamericano y al Socialismo del siglo XXI.

El escenario político de 2011 será  diferente al previsto por la oposición que al arrebatar al oficialismo sesenta y siete escaños  se proponía convertir la Asamblea Nacional en el centro de la resistencia a los proyectos estructurales del Ejecutivo.  

Esa posibilidad ha sido anulada.  Con la aprobación de la Ley Habilitante la Asamblea fue “desmontada”. El Ejecutivo tiene manos libres para legislar sin contrapesos.  Si resultara insuficiente, se previno también contra futuras deserciones dentro de sus propias filas aprobando una controversial reforma que inhabilita a los legisladores que voten en contra de la línea partidista.

Los espacios de disensión se restringen, de eso tratan las  regulaciones sobre internet, la jurisdicción del ministerio de educación sobre las universidades públicas, la prohibición del financiamiento externo de las ONG y la política de confiscaciones en el campo y la industria.

Hugo Chávez sí atendió los resultados electorales de septiembre. Su lectura es que peligra la reelección para 2012. Desde entonces está en campaña. Su plan es quebrar los eslabones del tejido opositor. Todo vale en esa dirección, sobretodo la incertidumbre y el miedo. Puso en boca del  flamante nuevo Jefe del Ejército la afirmación de que si la oposición ganara las presidenciales  el poder se mantendría en las mismas manos.

El desafío al sistema democrático interamericano reside en el legalismo de las medidas  que concentran aún más el poder en el Ejecutivo. Hay una ofensiva autoritaria empleando la institucionalidad democrática. La réplica y el descontento obligados a moverse en el espacio de la presunción y la suspicacia.

Hugo Chávez por fin  ha develado la “originalidad”  del Socialismo del siglo XXI frente  al malogrado socialismo de la centuria anterior. Ambos se basan en una concentración del poder en manos de un líder que interpreta los intereses de sus representados al punto de privarlos de voluntad y voz. Ambos rehúyen el  dialogo y  la diversidad de opiniones y apuestan por el temor y la mordaza.  Ambos lucran con el ancestral abandono de los sectores más humildes, el elitismo de los gobiernos de turno y la soberbia imperial para erigir un reinado de zombis, difuntos y flores.

Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez, UDG

http://www.informador.com.mx/internacional/2010/259532/6/chavez-firma-primera-ley-por-decreto.htm

Diciembre 24, 2010

www.orestesenrique.wordpress.com

 

 

 

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¡Vámonos con Fidel!

  1. Gerardo Verdecia dijo:

    Exacto, y los zombis somos nosotros.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s