La reinvención de Chávez


 

En un giro espectacular el Presidente Hugo Chávez anunció su disposición a pedir un recorte del tiempo por el cual le fue otorgada la Ley Habilitante. No fue la única sorpresa. El mandatario mostró ante los legisladores  un lenguaje lejano de su habitual postura confrontativa. Saludó a los opositores por el regreso a la Asamblea Nacional. Se deshizo en llamados al dialogo y hasta se disculpó por los agravios de tiempos recientes.

No es la primera ocasión. Habría que recordar los episodios con el Rey Juan Carlos y con el actual presidente colombiano José Manuel Santos. En ellos el ejecutivo venezolano pasó de las más duras acusaciones al estrechón de manos y la sonrisa indulgente.

Pero la última metamorfosis no deja de ser súbita. Un mes antes había impulsado una acometida arrolladora contra las garantías democráticas. ¿Qué es lo que ha provocado un cambio tan radical en un período tan breve?

La ley Habilitante no fue bien acogida. La comunidad internacional no vio con buenos ojos la decisión de quebrar las reglas del juego democrático por medio de maniobras legalistas. El secretario general de la OEA declaró su intención de llevar el tema al Consejo Permanente de la organización por violar la carta democrática interamericana.

Pero la reacción de la OEA hubiera sido insuficiente sin otros procesos claves. La Ley Habilitante dejó entrever abiertamente la aspiración totalitaria del mandatario, su irrespeto por la voluntad del electorado. No sólo pudo entrañar el desencanto final con el proceso bolivariano de un sector importante de las bases de apoyo del oficialismo, sino que elevó la tensión interna hasta un punto de no retorno que obligó al mandatario a tomarlo en cuenta.

A ello contribuyeron los sucesos de Bolivia. Allí el Presidente Evo Morales, que había arrasado en las elecciones presidenciales y legislativas de principios de año y cuyo gobierno gozaba de la aprobación y estabilidad que ningún mandatario alcanzó en ese país en los últimos quince años, fue obligado por las protestas ciudadanas a revocar un decreto aprobado a espaldas del electorado.

América Latina es ante todo un continente dúctil. Hugo Chávez no está dispuesto a pagar el costo de pasar por alto ese “detalle”. Decidió parar el “joropo”.

Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez, UDG

http://www.informador.com.mx/internacional/2011/264229/6/oposicion-esceptica-al-llamado-de-chavez.htm

Enero 15, 2011

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s