Cuba: “La isla misteriosa”


En 1989 una inesperada ola de cambios barrió las instituciones dominantes dentro de un área geográfica clave. En 2011 un nuevo fenómeno amenaza con alcanzar proporciones similares. El sentido es idéntico, otra “rebelión en la granja”. Como en 1989 las miradas se vuelven hacia La Habana, ¿se contagiará esta vez la isla?

La Habana vive un año complicado. El despido de medio millón de trabajadores estatales y la reducción de productos subsidiados hacen que el “pacto social” esté fuertemente cuestionado. Sin embargo, por el momento nada indica que se contagie con la ola de protestas que amenaza el status quo en los países árabes. ¿Por qué es tan difícil que La Habana se contagie? ¿Por qué la isla no?

La condición geográfica. El país no forma parte de una masa continental. Ese rasgo facilita mantenerla aislada de procesos regionales y globales. En su momento España lo utilizó. Cuba fue el último país en liberarse del colonialismo español (1898), pese a que en 1824 se había concretado la independencia latinoamericana.

La desconexión virtual. El régimen controla celosamente la información. El acceso de la población a internet, redes sociales y telefonía celular es menor que en Haití. Desde hace cincuenta años la información procede de una única fuente que le imprime sus propias visiones y “desactiva” premeditadamente el componente catalizador de la noticia incómoda.

La represión. Cuando falla el esfuerzo gubernamental de modelar las visiones personales, no falta la represión sutil o manifiesta. La primera apuesta a la autocensura y el aislamiento público. La segunda al confinamiento en establecimiento público.

El maniqueísmo. Tiene su origen en las contradicciones de la política exterior de su vecino. Sus motivaciones son el plato fuerte de la propaganda oficial. Alimentan la percepción de que cualquier inestabilidad interna será en provecho del gigante externo.

El quiebre de paradigmas. Es la tarea toral de los medios oficiales. Destruyen cualquier visión que pueda generar ilusión sobre posibles alternativas.

Las válvulas de escape. Atrapados en los retos de la supervivencia, la desinformación, la confusión y los temores, los jóvenes insatisfechos son más proclives a absorber el dicho popular de que “esto no lo tumba ni lo arregla nadie” y optar por la emigración ilegal.

De la isla no hay que esperar un contagio sino una implosión.

Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez, UDG

http://www.informador.com.mx/internacional/2011/272576/6/cuba-aislada-de-las-ciberprotestas.htm

febrero 8, 2011

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cuba: “La isla misteriosa”

  1. marco antonio chea rodriguez dijo:

    son importantes los escritos que como este habla sobre parte de la realidad cubana,queda mucho mas por decir y por hacer,no importa el lugar del mundo donde estemos,en cualquier lugar se puede clamar por la libertad del cubano a elegir,muchos años nos engañaron,ahora que somos capaces de analizar las diferentes aristas de la estrella estamos en condiciones de informacion para elegir el camino,yo elijo la democracia,la de verdad,no la encubierta bajo mantos populistas

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s