Leyendo en rojo


Volvió a ser noticia el sepulturero de las expectativas de cambio. Un oficio   contrapuesto con la imagen del indomable barbudo que un día bajó de las sierras con la ley de reforma agraria en una mano y un libro en la otra. ¿Hace cuánto tiempo carga el martirio de convertir la esperanza en resignación?

Veinte años antes cuando la URSS y su bloque se desplomaron  la expectativa de cambios asomó en el horizonte isleño. Entonces lo vimos hacer malabares para fijar una lectura ilegítima: todo era producto de un golpe del espionaje adversario y de la traición.

Menudo rol  al que insiste en nadar contracorriente. Enfermo y envejecido no tiene derecho al descanso. Con retórica enmohecida  tiene que salir a defender el reino ante cada  suceso en parajes remotos.

Una semana atrás “endulzó” ante su auditorio interno los acontecimientos de Egipto. El mensaje fue que los eventos trataban de la caída de un mandatario corrupto, subordinado a EE.UU y amigo de Israel. No mencionó el autoritarismo, la represión, la censura y el hastío. Tampoco la falta de oportunidades, el vacío de la retórica oficial y el enquistamiento en el poder.

Pero la “jornada” es larga y el tren de la historia  viaja exactamente en sentido opuesto.  Esta semana tuvo que volver a retomar el enjundioso asunto ante los eventos en la “incombustible” Libia.

Nuevamente recargó el dardo de ponzoña. Los sucesos tratan de una aventura expansiva de la Otan. Nada tiene que ver los 42 años en el poder de Gadafi, el terror, la falta de libertades y la ausencia de una expectativa de vida digna. Imposible desconocer las sutilezas.  La Otan no es la Sociedad de Malta, tampoco la Cruz Roja. Es una organización expansiva, que quizás vea con cierto beneplácito como la represión de Gadafi crea una oportunidad dorada. Pero no hacer mención a los excesos del coronel o escudarse en la supuesta falta de información para no ofrecer  detalles de la gigantesca represión  no es sólo un ejercicio escolástico.

La absolución de la historia quizás llegue con la muerte. Pero hoy hace el ridículo, el esclavo del trabajo espurio.

Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez, UDG

http://www.informador.com.mx/internacional/2011/273339/6/arrestan-a-farinas-por-recordar-al-disidente-orlando-zapata.htm

Febrero 22, 2011

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s