Los mutantes


Un día antes de que la ONU acordara denunciar a Gadafi por crímenes de guerra, el presidente Hugo Chávez declaró su apoyo al gobierno libio. No fue mediante declaración diáfana. Se percibe al mandatario avanzando infructuosamente sobre terreno sembrado de dudas para concluir defendiendo juicios comprometidos con posturas anteriores. Chávez está atado a la suerte de Gadafi. No sólo por sus visitas a Libia o porque en 2009 lo condecoró con la orden del “Libertador” obsequiándole una réplica de la espada de Simón Bolívar. Le falta oficio.

Daniel Ortega en cambio, no permite que permeen sus visiones la contundencia de los nuevos hechos. Le deseó suerte a su par libio. Su retórica es de roca paleozoica. “Es el peor de todos”, había filtrado Wikileaks, citando a un alto funcionario hispano. Una observación más emocional que precisa.

El protagonismo de Barack Obama en el desenlace de la crisis en Egipto ha sido sorprendente. Respaldó activamente las manifestaciones protegiéndolas de posibles reacciones virulentas. Dos años antes había jugado un rol timorato en la crisis de Honduras favoreciendo a los golpistas. El “nuevo” Obama buscaba que EE.UU no quedara ligado ante la opinión pública como sostén del impopular régimen de Mubarak. Se arriesgaba a ceder espacios en el nuevo universo que se gesta en el mundo árabe.

Otra faceta mostró Fidel Castro. Comprendió que el silencio, la apología o la retórica cantinflesca eran posturas sin recompensas. Optó por el malabarismo. Omitió su prontuario atreviéndose a justificar la caída del régimen autoritario de Mubarak y llegando a elogiar la valentía del pueblo egipcio. En los sucesos de Libia desvió la atención al plano externo, la posibilidad de una inminente invasión de la Otan. Mensajes subliminares hacia destinatarios externos e internos: “lo que ocurre en Egipto o Libia no tiene que ver con nuestra situación y tampoco nos preocupa”, “el imperialismo es el beneficiario de cualquier desestabilización interna”. Ambas tesis son falsas. Existe una conexión fundamental y si alguien está impactado con lo que sucede a los regímenes autoritarios del norte de África es la elite castrista, con pleno acceso a internet, redes sociales e información de diversas fuentes.

Cuatro lecturas regionales sobre los mismos eventos. La manufactura política sigue combinando dos componentes ancestrales: el interés y las habilidades.

Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez, UDG

febrero 27, 2011

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s