Costa Rica y Nicaragua: Dragando el orgullo


Tanto Costa Rica como Nicaragua celebraron como un triunfo la disposición de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de que ambos países se abstengan de enviar o estacionar fuerzas militares  en la zona en conflicto, hasta que se determine la soberanía sobre ese territorio.

La decisión de la Corte es preventiva, no concede la razón a una u otra parte.  Se encamina a impedir  que una escalada en el conflicto lo saque del marco estrictamente jurídico. La Corte ha aislado  “la escena del crimen”. Faltan aún las investigaciones.

La festiva reacción del gobierno costarricense se explica porque su mucha más hábil diplomacia consiguió desviar la atención del fondo del asunto.  Ante los ojos de la opinión pública la desdibujada Nicaragua fue exhibida además como un país con intenciones agresoras, contra un Estado que carece de fuerzas armadas y es dirigido  por una mandataria

Por eso el escenario inicial de denuncia elegido por San José fue la OEA en lugar de La Haya. La exigencia de retiro de fuerzas militares vendría a darles la razón.

Sin embargo,   la Corte rechazó los dos principales reclamos  costarricenses, el verdadero asunto que los desvela. La Haya no exigió que Nicaragua paralice el dragado y tampoco aceptó como válidas las supuestas secuelas irreparables sobre el medio ambiente. San José no tiene nada que celebrar, salvo para ocultar que sus intereses principales quedaron lejos del  punto premeditado.

Managua en cambio inmersa en un proceso de reelección, celebró que el dragado no fue interrumpido y que no se aceptara que los trabajos de limpieza  dañan el ecosistema. Pero éste es un punto que no es objeto de duda siempre que las obras se realicen sobre territorio nicaragüense y sustentado en estudios de impacto ambiental.

La verdadera litis aún no tiene respuesta. Trata sobre si la interpretación del Laudo Alexander hecha por el Comandante cero y sus asesores, que les llevó a dragar en un territorio de dos kilómetros cuadrados que Costa Rica reclama como propio, es legítima o simplemente cuando llegue el veredicto final Nicaragua perdería el litigio, los  recursos destinado a la obra y también su debilitada credibilidad.

Mientras no exista un veredicto, uno u otro gobierno con fines de imagen o electorales sólo dragan su orgullo.

Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez, UDG

http://www.informador.com.mx/internacional/2011/276410/6/costa-rica-y-nicaragua-sin-derecho-de-entrar-a-zona-en-disputa.htm

Marzo 8 , 2011

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s