Obama, Brasil y el Consejo de Seguridad


 

Parecía una oportunidad dorada, pero Barack Obama coqueteó con Brasil cuidándose de no respaldar  la máxima aspiración carioca. ¿Puede una antigua relación de subordinación  transformarse  en un vínculo entre iguales?

Es difícil. Influyen los conceptos larvados durante decenios. Son determinantes los intereses. Implica renunciar a beneficios exclusivos, disposición a compartirlos con el “advenedizo”.  Sujetarse a límites.

En América Latina la hegemonía de Washington fue un punto de llegada.  Tuvo que quebrase el poder de España y luego  resquebrajarse la influencia que ejercía Inglaterra. Pero  ante todo, fortalecerse el poderío económico y militar de los norteños hasta ser indiscutido.  Desde entonces,  nada sucede en la región sin que EE.UU lo avale o condene.

La supremacía global demoró otros cien años,  resultado de un proceso de agotamiento de viejos y nuevos centros de poder. Alcanzó un extremo a inicios de siglo con la doctrina del unilateralismo. ¿Por qué  Washington estaría dispuesto a compartir ese inmenso poder con Brasil? A los ojos del Departamento de Estado la pretensión es  desproporcionada. Barack Obama no busca desmontar al imperio subastando sus privilegios, sino legitimarlo.

¿Cómo sería una América Latina con Brasil como miembro del Consejo de Seguridad? Los sucesos de Honduras, el tironeo con parte considerable de la región alineado tras la posición sudamericana, aportan evidencia incuestionable. ¿Cómo sería para EE.UU un mundo en el que la defensa de sus intereses globales dependiera del visto bueno de Brasilia? El protagonismo  de la diplomacia carioca en el tema Irán a contrapelo de las expectativas norteamericanas confirmaron las peores reservas de Washington.

En cambio, en su visita a India Barack Obama manifestó su aprobación expresa a una intención similar por parte de esa nación.  Es cálculo geopolítico.  EE.UU trata de reducir espacios a una fortalecida China, reconociendo dentro de Asia a otro país con atributos de potencia. Difícilmente China accederá a otorgar a India el derecho de veto.  Washington crea una fricción entre vecinos poderosos a los que no le conviene ver actuar como aliados.

A la ruta brasileña hasta el asiento permanente le falta un gran tramo  y  al menos tres acompañantes.  Un progreso económico de impacto global, una profundización del debilitamiento norteño y un redirección de la trayectoria que planee escalas en Pekín, Moscú y Paris.  

Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez, UDG

http://www.informador.com.mx/internacional/2011/280057/6/grandes-anuncios-ausentes-en-la-gira-de-barack-obama.htm

Marzo 23, 2011

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s