“Hecho en Cuba”


A casi un lustro de enfermar de gravedad “La Voz”  abordó  el tema más intrigante de su sucesión. Una  oportunidad más de aquilatar  la  manufactura de  eventos vinculados a su persona.

“Renuncié sin vacilación a todos mis cargos estatales y políticos, incluso al de Primer Secretario del Partido, cuando enfermé…”aseguró en su columna del 21 de marzo.

En la proclama del 26 de julio de 2006, un mensaje de 647 palabras en el que anuncia la transferencia de sus responsabilidades por motivos de enfermedad, en ningún sitio aparece el término renuncia.  En cambio,   seis veces se repite la frase “delego con carácter provisional…” además de percibirse  diáfanamente, algo inusual, la visión más íntima del autor que calcula  su retorno para el 2 de diciembre de 2006, fecha para la que pospone los actos  conmemorativos de su cumpleaños 80.

No constituye una sorpresa que cite ese texto,  a los que lo vimos también negar que él había sido el promotor de los ascensos de los defenestrados Carlos Lage y Felipe Pérez, y luego intentar desmentir sin éxito su afirmación de que el modelo cubano no funciona ni para los propios compatriotas.

Pero aceptemos que discretamente renunció al cargo máximo  del partido y la sociedad.  ¿Por qué tardó sólo 56 meses en hacérselo saber de forma explícita a los militantes  y la población?  Debió pasar por alto que el asunto era  el principal objeto de duda con respecto a la irreversibilidad de su sucesión. O seguramente no esperaba retribución alguna con esa conducta clandestina.

Imposible pensar  que jamás  renunció al cargo al guardar bajo manga esa carta como visa para un posible retorno y espada de Damocles sobre sus sucesores.

Y  si decidió finalmente tomarse el trabajo de hacerlo público de ninguna manera se asocia a la proximidad  del Congreso del partido, a que ha sido relegado en la toma de decisiones,  a que a su imagen le viene mejor la versión  de que prefirió renunciar antes de aferrarse al poder subrepticiamente y  a que además no se hace responsable por los efectos de las políticas aplicadas por su sucesor.

Una lección más de trasparencia, desprendimiento personal y humildad cuyo sello de origen es ampliamente reconocible.

Comandante,  gracias por envejecer también con dignidad.

Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez, UDG

Marzo 24, 2011

www.orestesenrique.wordpress.com

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s