Perú: Travesuras de “la niña mala”


Todavía en 2004  un viajero que visitara Perú podía escuchar de un taxista de Lima, Arequipa o Ica la frase de “estamos esperando al Chino”, sin importar el prontuario del susodicho.

Alberto Fujimori cumple en la actualidad una condena por 25 años, pero eso no impide que su hija sea candidata a la presidencia y la diputada que más votos recibió para alcanzar su curul.  Tampoco  que la campaña de Keiko Fujimori la dirija su padre desde la cárcel. Su presencia  entre los candidatos, ¿es un intento de plebiscitar la decisión del tribunal? ¿Aceptará Perú que un convicto dirija su destino? Pese a claros indicios de heterodoxia electoral, parece una opción imposible.

Keiko Fujimori ha lanzado un guiño a Ollanta Humala. Las últimas encuestas revelan que el ex militar es el posible ganador de la primera vuelta como sucedió también en 2006.  Entonces exhibía una retórica  chavista que había rendido dividendos electorales en otros comicios de la región andina. Pero en 2006 el votante peruano de la mano del escritor Mario Vargas Llosa, a quien había   desairado en la presidenciales de 1990 ante las promesas de campaña de “El Chino”,  eligió darle una nueva oportunidad a un hombre que tenía pésimas credenciales como mandatario antes de embarcarse en la aventura “bolivariana”.  

 Alán García sostuvo el crecimiento, pero ni él ni el aprismo generaron un candidato con posibilidades en las elecciones de 2011. Mientras tanto  Humala ha actualizado su retórica. Lula es ahora su paradigma. Algunos le llaman el “transformer”. Perú es el país de las segundas oportunidades. ¿Le creerán?  Es muy posible que lo veamos en segunda vuelta, pero  vencer definitivamente, es otro asunto. Sobre todo si llega a esa instancia teniendo como contendiente a  Alejandro Toledo, otro que apuesta a un segundo chance. El ex presidente llegó a tener en su mandato una aprobación del 8%,  pese a ser el artífice de la reinstitucionalización democrática y el crecimiento.

 Una segunda vuelta entre Toledo- Humala casi reeditaría el escenario del 2006, incluso hasta con la  reaparición del factor Vargas Llosa. Pero, ¿qué ocurre si de la primera vuelta emergen triunfantes Keiko Fujimori y Ollanta Humala? Perú estaría obligado a  elegir entonces entre la impunidad y la aventura.

Una nueva extravagancia de las caprichosas elecciones peruanas.

Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez, UDG

Abril 5, 2011

http://www.informador.com.mx/internacional/2011/283674/6/ollanta-humala-favorito-para-ganar-la-primera-vuelta-en-peru.htm

www.orestesenrique.wordpress.com

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s