“País de origen: Cuba”


Nada entusiasma más el imaginario de los cubanos que la perspectiva de poder viajar al extranjero. Es infinitamente más atractiva que la convocatoria de elecciones libres o la apertura de la competencia política a otros partidos. Ni siquiera la seducción que  llegaron a sentir por el equipo nacional de béisbol o por las hazañas de un deportista legendario ha llegado a ser  un sentimiento tan unánime.

Viajar al extranjero es la máxima motivación de la élite, de los dirigentes intermedios y del isleño de a pie. El secreto peor guardado, el sueño que no corroe el insomnio. Para unos significa la posibilidad de una pausa ante la vorágine enfermiza en que los envuelve el régimen, para otros la de escapar del experimento fallido y para todos la de acceder a un mercado generosamente surtido y con precios competitivos.

Hay algo más. Un isleño es alguien que tiene una conexión distinta con el universo. Su horizonte lo conforma apenas un pedazo de tierra y siempre una inmensidad de mar. Intuye que más allá existe otra forma de vida que le aventaja, responsable de todo cuanto ansia, noticias, modas, eventos, comodidades, glamur, electrodomésticos, tecnología, cultura.  La puerta al  paraíso del que fue excluido no sólo por condicionamientos naturales es el viaje.

Cuando la burocracia cubana incluye en un documento oficial  que estudia la posibilidad de eliminar el permiso de viaje al extranjero es necesario tener en cuenta lo anterior y también otras cosas.

“Estudiar” en la jerga burocrática significa que ha decidido evaluar si atiende un gigantesco clamor popular que ya no puede evadir. No significa aprobación sino que la sociedad ya no  lo puede señalar como una demanda desatendida, aunque tarden  un decenio en dar una respuesta que no necesariamente sea la esperada.

“Estudiar” significa que se abre un extenso compás de espera que le permita a los “alquimistas” de la nomenclatura diseñar otro engendro diabólico que garantice que el proceso no escape a su control.

La eliminación del permiso de salida en un país que también ha sido autoaislado por sus autoridades durante 50 años,  entraña un riesgo que difícilmente asuma un liderazgo envejecido, temeroso y exclusivo benefactor del status quo.

Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez, UDG

Mayo 10, 2011, “día de las madres”

www.orestesenrique.wordpress.com

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s