“El excentricismo peruano”


“En otro país sería inimaginable que Fujimori optara a la presidencia”, aseguró el ex mandatario Alejandro Toledo, una vez que anunció su apoyo sin ambigüedades a la candidatura de Ollanta Humala, intentando en su comentario ubicar a Perú  lejos  de la sensatez y la lógica.

Se equivoca el ex presidente, Perú no es una excepción surrealista. Las alusiones del discurso político con relación a un supuesto “excentricismo nacional” hay que tomarlas siempre con generosa reserva. Suelen utilizarse como un argumento que victimiza al orador  y con el que  elude el esclarecimiento de los procesos que conducen a un escenario  aparentemente paradójico,  que en realidad, está condicionado siempre por una lógica mundana.

¿Por qué a pesar de todo, Keiko Fujimori puede llegar a ser Presidenta de Perú? Para una comprensión más diáfana, la misma pregunta puede realizarse del siguiente modo, ¿a quienes beneficia, imaginaria o realmente, una eventual victoria de la candidata?

Keiko Fujimori es mujer y además joven, su mensaje es especialmente atractivo para dos importantes segmentos de la sociedad históricamente marginados de la gran política y que pueden identificarla como la oportunidad que les fue siempre negada.

Por otra parte, la manipulación emocional y la ingenuidad política conducen a sectores de votantes a asociar erróneamente en su imaginario otros temas que no guardan relación y que los conecta con Keiko Fujimori. Claramente es injusto juzgar a los hijos por los errores de sus padres, pero también es insostenible entregar la máxima jefatura del Estado a alguien que depende emocional e intelectualmente de un convicto.

Esas razones serían insuficientes para coronar a Keiko si no contara también con el sostén de otras dos visiones claves. Con el gobierno de Alberto Fujimori, más allá de sus excesos, muchos peruanos ancestralmente desprotegidos sintieron por primera vez la presencia del Estado. El ascenso de “La China” es la forma en que ven concretada la dilatada pero anhelada resurrección de “El Chino”.

Debido al confinamiento de su padre, el activismo ilegal durante la campaña y la intención de mejorar su situación por cualquier vía, Keiko Fujimori solo podrá encabezar un gobierno políticamente débil. Será incapaz de conducir una lucha frontal contra la enorme corrupción que hereda. Tendrá que pasar por alto esas prácticas como pago por servicios prestados. Y ese ambiente de impunidad es una patente de corso en medios poderosos cuyas ganancias extraordinarias y modo de vida tienen sólo una apariencia lícita.

De modo que “el excentricismo peruano” o la candidatura de Keiko Fujimori, es empujada por las visiones reales o fantásticas que sobre su presidencia se hacen grupos sociales heterogéneos pero importantes, que por canales distintos coinciden en llevar sus aguas al mismo molino.

Mtro. Orestes Enrique Díaz Rodríguez, UDG

Mayo 30, 2011

http://www.informador.com.mx/internacional/2011/296647/6/los-mercados-temen-a-humala-los-intelectuales-a-keiko.htm

http://www.orestesenrique.wordpress.com

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s