“Secuelas benignas del cáncer y otros demonios”


El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner venía en franco declive hasta que la súbita muerte de su esposo Néstor desactivó el panorama adverso. Lejanos quedaron los días  de avance  de los referentes opositores.  Julio Cobos perdió el protagonismo mediático, Mauricio Macri  abandonó  sus aspiraciones presidenciales inmediatas y Francisco de Narváez, verdugo del oficialismo en las última edición de los comicios legislativos,   externó su impotencia  afirmando que “Kirchner prefirió morir para evitar la derrota en la elección presidencial”.

Venezuela podría avanzar hacia el mismo escenario. El cáncer que padece el Presidente Hugo Chávez puede terminar fortaleciéndolo políticamente.  

Antes de conocerse la enfermedad del mandatario, a la oposición le resultaba menos difícil construir un arco de unidad cuyo epicentro era el rechazo visceral  que provoca  un líder verborrágico, agresivo y desafiante que impone su propia personalidad al resto de la sociedad.

La incertidumbre y las energías que empleará en su lucha contra el cáncer producirán un vuelco en las formas del liderazgo, la imagen del Ejecutivo será más moderada, reflexiva, frágil y hasta conciliadora. La oposición tropezará con dificultades para en un período breve orientar  la acción colectiva en un escenario  que desconoce.

El chavismo viene enfrentando un ininterrumpido proceso de desgaste  que quedó en evidencia con los resultados globales de las elecciones legislativas del pasado año. Así lo entienden la oposición y el oficialismo, aunque los segundos no lo reconozcan públicamente.  El repentino padecimiento del mandatario, la dureza del proceso de rehabilitación, las dudas que existen sobre sus resultados y el hecho de que  no abandone sus responsabilidades pese a la gravedad del mal que lo aqueja, tiende a que  sectores considerables del electorado sean emocionalmente más proclive a privilegiar  los sentimientos de compasión ante su gestión  que la postura crítica. En una etapa preelectoral podría ser el balón de oxígeno que necesita el chavismo para conservar  la ventaja ante sus adversarios.

Por otra parte, el chavismo nunca visualizó la posibilidad de una sucesión. La pérdida repentina del líder hubiera desencadenado en sus filas luchas internas con resultados posiblemente desastrosos. El largo período de rehabilitación que se avizora, culmine o no favorablemente, permitirá a Hugo Chávez atar los cabos de una sucesión ordenada si ella fuera inevitable.

Mtro. Orestes Enrique Díaz Rodríguez, UDG

http://www.informador.com.mx/internacional/2011/307163/6/la-salud-de-chavez-hace-pensar-en-su-posible-sucesor.htm

Julio 14, 2011

www.orestesenrique.wordpress.com

Dos meses después: Sube popularidad del Presidente Hugo Chávez

http://www.elnuevoherald.com/2011/09/07/1019553/popularidad-de-chavez-escala-a.html

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s