“El misterio de Humala”


 

Si existe un gobierno latinoamericano cuyos pasos en los próximos meses serán seguidos con lupa es el que encabezará  Ollanta Humala. Una duda fundamental se cierne sobre él, ¿puede un potencial caudillo terminar siendo un  líder demócrata?

Un caudillo potencial  ve en el debilitamiento o liquidación de los frenos y contrapesos institucionales la  clave para un buen gobierno. Pero sobre todo, liga las posibilidades de progreso del país a su permanencia indefinida en el poder.  Humala no se ha pronunciado abiertamente al respecto,  pero sectores de la sociedad peruana perciben en su liderazgo una fuerte predisposición  hacia esas visiones.

¿Qué posibilidades existen de que no se concreten esos temores?

La memoria reciente. Hace muy poco Perú comenzó a dejar atrás las secuelas de un régimen institucional sin contrapesos, el fujimorismo,  profuso en abusos de poder y limitaciones a las libertades.

La alerta. La diferencia con los años de la ofensiva fujimorista es que la sociedad peruana no está desprevenida.  Importantes fuerzas políticas condicionaron el apoyo al ex militar a un  compromiso previo con los principios democráticos.

Las condiciones del triunfo. No constituyó un acto de voluntad  de una mayoría abrumadora. Fue un resultado reñido,  fruto de los acuerdos entre  fuerzas que van desde la izquierda radical hasta la centro derecha.

La situación macroeconómica.  Perú vive un período de crecimiento de sus indicadores  que no tiene antecedentes.

El entorno regional. Los modelos políticos  basados en liderazgos moderados han tenido éxito  constituyendo un referente obligado. Mientras los  que combinan una mayor  redistribución social con  la liquidación de los frenos y contrapesos  no ejercen la fascinación de antes, por su tendencia a polarizar la sociedad, escamotear las libertades,  estancar los resultados macroeconómicos y  perpetuar a un líder mesiánico.

Los Estados Unidos. La política regional de los norteños no exhibe el perfil  que caracterizó a  administraciones republicanas y que tuvo su necesario antagonista o contraparte en los proyectos  ultranacionalistas.

¿Serán suficientes esas condiciones?

Lo serían sólo si el mandatario tiene la habilidad de encontrar en el modelo los apoyos  indispensables para extender  los efectos de la bonanza macroeconómica a los sectores tradicionalmente desfavorecidos.  De lo contrario, los obstáculos no superados, las frustraciones y las presiones de sus partidarios más extremos, abonaran su predisposición original poniendo en riesgo la opción democrática.

 

Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez, UDG

http://www.informador.com.mx/internacional/2011/310366/6/alan-garcia-dice-adios-humala-asume-gobierno-moderado.htm

Julio 26/ 2011

www.orestesenrique.wordpress.com

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “El misterio de Humala”

  1. marco antonio chea dijo:

    es necesario conocer el nivel de compromiso oculto que tiene con los caudillos de extrema izquierda del continente,si asi fuese tendria que tomar la misma linea,ese compromiso siempre les pasa la factura aunque quieran salirse,la ayuda de los otros caudillos esta condicionada a la lealtad a la causa la libertad para conducir los destinos del pais tambien.

    Me gusta

Responder a marco antonio chea Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s