Chile: “Cifras y realidades”


A mediados de 2010 Chile acaparó los elogios de la comunidad internacional. Un operativo milimétrico ejecutado por el Gobierno rescató a treinta y tres mineros  atrapados a setecientos metros de profundidad. Una aureola de audacia selló el suceso  acuñando un término, la vía chilena.

Un año después la economía crece a un ritmo del 7% y  el ingreso promedio per cápita sobrepasó el  umbral de los 15 000 dólares. El gobierno de centroderecha se autodefine como de excelencia, mientras calcula los peldaños aritméticos que restan  hasta el estatuto de nación desarrollada.  La  experiencia  se cita como referente, contrapartida de tentaciones populistas.

Sin embargo, una vigorosa protesta estudiantil seguida por un cacerolazo de las clases medias  revela lo que pocos imaginaban,  los chilenos están profundamente insatisfechos con el rumbo que la clase política traza al país.

La aprobación de la gestión presidencial descendió al 26% y el apoyo al desempeño de la oposición   no rebasa el 17%. La representación está en crisis, el sistema no refleja  los intereses  de actores sociales protagónicos.

Las reivindicaciones estudiantiles   se conectan con la protesta ambientalista contra  la construcción de hidroeléctricas en la Patagonia.  Coincidieron con la huelga general en el gigante estatal Codelco. Tienen como trasfondo reciente un modelo financiero vapuleado por  fraudes y abusos ´cometidos por ejecutivos de las grandes empresas ante la indolencia del Estado. Y las exacerba el culto oficialista por las cifras, el triunfalismo y la torpeza. La percepción creciente es que el Presidente Sebastián Piñera gobierna en función de  los intereses de los grupos más poderosos.

Los estudiantes exigen una educación pública de calidad,  ante la opción privada elitista y excesivamente cara, pero en la medida que se profundiza la protesta el reclamo sectorial se desborda confluyendo con las grandes insatisfacciones del electorado.

La mayoría de los chilenos ganan a lo sumo algo más de un tercio del publicitado ingreso promedio per cápita, mientras  el sistema binominal se encarga  de escamotearles la representación de sus intereses. Todavía es el país con mayor grado de desigualdad  social de la región. Razones  sin dudas suficientes para que el cacareado ingreso inminente  al primer mundo lo perciban como una broma de muy mal gusto.

Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez, UDG

http://www.informador.com.mx/internacional/2011/313211/6/desafian-al-gobierno-con-movilizacion.htm

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s