Argentina: “Después del eclipse”


Hizo falta un “ensayo” general de elecciones, eso fueron las primarias, para que se desvanecieran de golpe las supercherías recreadas desde distintos ángulos del arco opositor anti Cristina, que impedía visualizar correctamente la inclinación potencial del votante, que esta vez renunció a la ambivalencia de las dobles lecturas a favor de una misiva contundente y diáfana.

No importa el escándalo de las Madres de la Plaza de Mayo, ni las derrotas de los candidatos oficialistas en las gubernaturas de regiones claves, ni el fantasma de la inflación, Cristina Fernández continúa con el estado de gracia. Ella lo identifica como la herencia de Néstor. Pero el votante lo asocia con el fin del eclipse y la propia emergencia de la figura de la mandataria. Una mezcla de extroversión afectiva, fragilidad, glamur, carisma, y hasta desorientación, capaz de mostrar  resultados en la elevación del consumo,  el apoyo a los vulnerables y la  estabilidad. Un producto de una mutación entre dos Michelle, Bachelet y Obama, pero con sello peronista y “pinguino”.  

Finalmente el electorado superó sospechosas predisposiciones y apostó por no suicidarse ante un mundo cada vez más imprevisible. Cristina ganó en todas las regiones del país, salvo en el feudo de la familia Rodríguez Saa, la provincia de San Luis.

La oposición leyó mal las primarias. Cada fuerza entendió la convocatoria como la posibilidad de legitimarse como líder del variopinto arco. El resultado es desalentador, el voto opositor se fraccionó y tampoco emergió un liderazgo indiscutido. La conformación de un bloque para las elecciones presidenciales se ve además debilitado debido a que el candidato que renuncie a favor de otro, deja huérfana su lista de diputados y senadores nacionales que no contarían con el efecto arrastre de su candidato presidencial.

De cualquier forma los argentinos anunciaron que difícilmente confiaran su futuro a una alternativa política improvisada aquejada de problemas de acción colectiva. Hasta las elecciones de Octubre, Cristina sólo se dedicará a administrar la victoria. Y eso se consigue con un tono conciliador y humilde como el que mostró ayer.

La imagen de su consagración llegó, sin embargo, desde Europa. Mauricio Macri, quizás el principal referente opositor, ni siquiera participó en los comicios, se fue de vacaciones al viejo continente.

El eclipse concluyó. Ahora brilla Cristina.

Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez, UDG

Agosto 15, 2011

http://www.informador.com.mx/internacional/2011/314916/6/el-triunfo-un-reconocimiento-a-una-gestion-cristina-fernandez.htm

 www.orestesenrique.wordpress.com

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s