Chile: “Los duros”


Nada está decidido aún, salvo la fragilidad de la mesa de diálogo. Económicamente Chile está dejando atrás a sus vecinos, pero no ha podido realizar similar proeza con el encono. El país permanece desgarrado. Los procesos contra Augusto Pinochet, los veinte años de gobiernos de centroizquierda y la confirmación de que Salvador Allende se suicidó, no han podido suturar antiguas heridas. El pasado no descansa.

En cada nuevo escenario los antagonismos y la intolerancia juegan un papel protagónico. Se adueñaron de la interpretación que el Gobierno dio a las protestas estudiantiles, de las voces “independientes” que caricaturizaron al movimiento como marciano por atreverse a protestar en un país “reinventado”, y sobre todo, de los que exigieron mostrar el puño a los “pingüinos”. Pero el bando opuesto no estuvo exento, cada movilización fue acompañada de sospechosos excesos, agresivos encapuchados y actos de pillaje. Protestas cada vez más masivas, cacerolazos, ilustrativas comparaciones entre sistemas educativos y resultados desalentadores en las encuestas, obligaron al gobierno a comenzar a tomar distancia de las posturas extremas. Los duros, como el alcalde Cristian Labbe, coronel retirado y ex agente de la policía secreta, quedaron aislados. El Presidente enfiló la proa hacia el dialogo. Tocó a los estudiantes responder al gesto, pero no han podido desprenderse de los pétreos. Un video de la reunión de los líderes testimonió que la presión de las bases hacia la confrontación es prácticamente inmanejable. En el mejor estilo leninista acordaron acudir al dialogo sin disminuir la presión en las calles. Llegó otra marcha, con daños colaterales que no correspondían con las nuevas circunstancias y que enviaron el mensaje que necesitaban los rígidos del bando opuesto para recuperar la iniciativa. Tampoco pasó inadvertido el ascenso al Comité Central de las Juventudes Comunistas de varios líderes, incluida Camila Vallejo.

En el preámbulo del acercamiento el Presidente retomó el lenguaje virulento anunciando el envió al Legislativo de una iniciativa que sanciona con privación de libertad las conductas violentas durante las manifestaciones. El anuncio fue mal recibido, llega en el peor momento. Confirma que en ambos bandos, la intolerancia continúa en posición de imponer la dinámica.

Chile cambió en varios aspectos. Es cierto. Pero permanece invariable un viejo lastre, es rehén de los duros.

Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez, UDG

Octubre 5, 2011 

http://www.orestesenrique.wordpress.com

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s