“Segunda luna de miel para Cristina”


La mayoría de los argentinos se encuentran listos para avalar su propia versión del modelo de gobernabilidad democrática que rinde frutos en Brasil, que convenció a parte decisiva del electorado peruano y que se exige desde hace cinco meses en las calles chilenas, crecimiento económico con mayor inclusión social.

Contrario a la ilusión opositora, las inéditas elecciones primarias no mostraron flancos desprotegidos por donde era posible emboscar al oficialismo ante un eventual balotaje. Todo lo contrario. El gobierno recibió un respaldo apabullante, que continúo creciendo  de una etapa  electoral a la otra evidenciando una eficaz administración de la victoria de cara a los comicios decisivos.

Lo curioso es que la misma fórmula  de crecimiento más  inclusión social resintió el apoyo del electorado hacia fines de 2009, obligando al repliegue del oficialismo nada menos que en las dos cámaras legislativas. Entonces el votante castigó el clima anti institucional y de enfrentamiento    que promovían las  abiertas intromisiones del ex mandatario Néstor Kirchner y la oposición logró captar el descontento tejiendo ingeniosas coaliciones.

Lo que ocurrió después fue esa maniobra tan típica pero siempre sorprendente de la historia, que consiste en burlarse de forma estrepitosa de la expectativa colectiva. Kirchner muere repentinamente y las “acciones” de Cristina cesan su tendencia a la baja y no dejan de  sobrevaluarse.

Cristina Fernández no sólo emergerá triunfante, sino que podría alcanzar un respaldo en ambas cámaras legislativas  más profundo  que el que tuvo después de su victoria electoral de 2007, durante su primera luna de miel.

Los Kirchner idearon un proyecto de gobierno por dieciséis años. Todo apunta a que lo conseguirán por al menos ¾ del tiempo que se propusieron aunque a través de rutas que no imaginaron. Es un proyecto controvertido porque entrelaza elementos  claramente antagónicos. Se ubica dentro de los marcos institucionales  pero no duda en coquetear o servirse de métodos anti institucionales. Va por la inclusión social pero sin renunciar a símbolos elitistas. Se  sustenta en el juego democrático pero le complace el verticalismo.  Esas paradojas mostrarían precisamente su sello de origen. Dispondrá de cuatro años Cristina para resolver el espinoso asunto de la sucesión. No debe por ahora ser un tema que le quite el sueño. Disfruta su segunda luna de miel.

Orestes E. Díaz Rodríguez

Octubre 21, 2011

www.orestesenrique.wordpress.com

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s