Colombia: Dudas y certezas tras muerte de “Alfonso Cano”


A “Alfonso Cano” lo obligaron primero  a abandonar su santuario a más de 4000 metros  blindado por  bruma  y  bajas temperaturas, antes de finalmente acorralarlo por medio de un bombardeo preciso.  “Raúl Reyes” y “Jorge Briseño” fueron sorprendidos en lugares donde se sentían inalcanzables. El patrón es similar,  indica que el ejército colombiano posee  tecnología capaz, en condiciones climáticas favorables y con datos de inteligencia previos que achiquen el área de búsqueda,  de ubicar las coordenadas de  agrupaciones de hombres y armas en lugares de difícil acceso.

El señalamiento del Presidente José Manuel Santos de que informes provenientes desde dentro de las FARC facilitaron la captura,  sería un intento de acelerar la desmoralización del adversario. Si  fuera cierto, cómo es posible que esas mismas fuentes pasaran por alto que “Cano” para ocultar su identidad se había rasurado su barba de treinta y tres años, algo que quizás no tenga precedente en un guerrillero de su jerarquía para quien ese accesorio tiene un gran simbolismo. Este acto tomó totalmente desprevenido a sus perseguidores, lo que aclara que sobre “Cano” no se obtuvieron informes al menos provenientes de su círculo más íntimo de seguridad.

El ejército colombiano se ha vuelto capaz de asestar eficaces golpes de descabezamiento, pero  la única forma de extirpar totalmente a las FARC es por medio de la desmovilización. Dada su división en frentes o grupos en una enorme área inhóspita en la que regularmente están en movimiento, es materialmente imposible acometer una operación simultánea sobre todos ellos. El estado colombiano en un tiempo prudencial puede cortar la cabeza de la organización siempre que se haga “visible” como hasta ahora, pero no   alcanza a eliminar  en su totalidad la estructura. Por su parte las FARC tiene capacidad para sobrevivir, pero  jamás podrán volver a ser una fuerza insurgente con 40 000 o 50 000 hombres sobre las armas.

A corto plazo es de esperar una metamorfosis de la estructura guerrillera, incluyendo quizás que se cuiden de  volver a anunciar quien encabeza  la organización.

El aislamiento prolongado, la inercia y el resentimiento son los obstáculos de la desmovilización. También  la congelación de la visión del enemigo, al que perciben como indigno de la menor confianza, capaz de las mayores atrocidades, al servicio de poderes fácticos y sumisos al dictado norteño.

Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez, UDG

Noviembre 6, 2011

www.orestesenrique.wordpress.com

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s