Colombia: La euforia es una emboscada


Sea porque se propuso desmentir al ex presidente y principal crítico de su gestión, Álvaro Uribe,  quien declaró que era una utopía proponerse la derrota militar completa de las FARC, o porque decidió tomarle la palabra a “Timochenko” que escribió, “así no es Santos, así no es”, o porque percibe que la claudicación de la guerrilla cincuentenaria está muy cerca y sería la garantía hacia una futura reelección, o por todos esos motivos en conjunto, el presidente Juan Manuel Santos anunció un cambio en la estrategia de enfrentamiento de las FARC.

El eje de los últimos años giró en torno a asestar golpes a la cúpula insurgente. Los efectos mediáticos y morales de los resultados han sido invaluables. La organización rebelde se encuentra más acorralada que nunca, pero sobrevive.  El viraje consiste en integrar a la estrategia la destrucción de la logística y fuentes de financiamiento de las FARC, cueste lo que cueste. Ir por el estrangulamiento total. Rematar al adversario. Es un paso que desafía  mitos dominantes.

Es en este contexto que fracasa  la operación de rescate de un grupo de cautivos. Al detectar la aproximación de las fuerzas especiales, los uniformados en poder de una unidad de las FARC fueron fríamente ejecutados. El hecho no tiene una repercusión unánime, como había ocurrido con la muerte de “Cano”.  Conjuntamente con la condena a la falta de escrúpulos de las FARC, es inocultable la responsabilidad de quienes guiados por el triunfalismo de los últimos golpes autorizaron  una operación excesivamente riesgosa que ponía en alto riesgo la vida de los rehenes. En Colombia varias voces se han alzado en esa dirección, pese a la ofensiva oficialista por no pagar los costos de los daños colaterales.

La operación fallida es una secuela de la euforia. Las FARC es un modo de vida que ha cumplido medio siglo y que gira en torno al aislamiento. Los efectos que tienen determinados hechos sobre estructuras humanas aisladas, son diferentes a los que se perciben sobre estructuras normales. La comprensión de la psicología  de la conducta humana en condiciones de prolongado aislamiento es clave para lograr una victoria sobre las FARC. Las visiones triunfalistas son peligrosas. Deberá volver la prudencia. La euforia es el preludio de una peligrosa emboscada contra sí mismo.

Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez, UDG

Noviembre 27, 2011

http://www.informador.com.mx/internacional/2011/340854/6/el-policia-que-escapo-de-las-farc-ya-esta-en-bogota.htm

www.orestesenrique.wordpress.com

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s