Dilma Rousseff: Andar La Habana


¿A qué va Dilma Rousseff a Cuba? Teniendo en cuenta que un contingente militar carioca de dos mil doscientos soldados es el máximo responsable de la seguridad en la explosiva Haití, que el gobierno sudamericano dejó de hacerse el de la vista gorda ante la inmigración ilegal haitiana, y que el presidente Michell Martelly tiene un controvertido proyecto de reorganizar nuevamente las fuerzas armadas isleñas, no sería erróneo deducir que quien propulsa el viaje de la mandataria al Caribe es ante todo Haití y no Cuba.

Aunque oficialmente se maneja como motivo intereses económicos mutuos, el verdadero móvil de la visita a La Habana tiene tintes geopolíticos. Geográficamente Cuba está muy cerca de Haití. Brasil discretamente tomó distancia de Irán como anhelaba la diplomacia norteamericana, Dilma y Obama se reunirán en marzo. La visita de la mandataria estaría confirmando que el vínculo de Brasil con  Cuba no es negociable. Claro está,  es también catapultada por lo que significa para el imaginario de la ex guerrillera ser recibida por Fidel Castro.

Pero La Habana que aguarda a Dilma no es la de los jóvenes barbudos triunfantes de 1959. Ahora también es La Habana de las “Damas de Blanco”, de Guillermo Fariñas y de Yoani Sánchez. Cuando el ex presidente Lula visitaba Cuba siempre se  impuso una estricta agenda  que limitaba su recorrido a la restaurada Habana Vieja, el Palacio de la Revolución y el refugio donde  Fidel  convalece fantaseando sobre su próxima conspiración. ¿Seguirá Dilma Rousseff el guión de su antecesor? ¿Mientras Fidel viva, ningún líder de izquierda de la región se atreverá a reconocer para los cubanos los mismos derechos y libertades que con tanto ahínco defiende para sus conciudadanos? De ser así, ello  inclinaría aún más hacia la derecha el futuro desenlace isleño.

Yoani Sánchez solicitó en carta a la mandataria que le ayudara a viajar a Brasil. Dilma Rousseff ha respondido concediendo la visa. Ese pequeño gesto trastorna el protocolo ancestral que sigue un mandatario de izquierda con La Habana. Alguien no debe estar feliz con la noticia. ¿Es un gesto máximo de la presidenta o el principio de más? Andar La Habana con Dilma Rousseff. Allí está la respuesta.

Orestes E. Díaz Rodríguez

Enero 26 de 2012

www.orestesenrique.wordpress.com

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s