¿Qué tiene el Presidente Hugo Chávez?


De voluminosa se puede calificar la información que se ha generado en torno a la enfermedad del Presidente venezolano Hugo Chávez. La mayor parte  aparenta estar encaminada a descifrar cuál es el verdadero padecimiento del mandatario. Pero en realidad, salvo excepciones, los objetivos reales serían otros, pues paradójicamente, las partes más interesadas en el seguimiento de la evolución del paciente, La Habana, Caracas, Washington y el estado mayor de la oposición, conocen en este momento con casi similar exactitud qué es lo que verdaderamente lo aqueja.

La enfermedad del Presidente Chávez ha cambiado el escenario político venezolano debido a que recortó drásticamente sus expectativas de mantenerse por tiempo ilimitado en el poder. Es un hecho, no goza de suficiente salud  para cumplir sus ambiciosas  previsiones de manejar las riendas hasta el lejano 2030 como había manifestado en diversas alocuciones. Lo que aún no se aclara es cuándo ocurrirá el recambio de liderazgo, en qué momento  se verá obligado a ceder sus responsabilidades.

Es ese el campo de batalla en el que se enfrentan los medios de inteligencia y contrainteligencia de las partes involucradas, responsables de la mayor parte de los rumores, teorías y diagnósticos que circulan sobre la salud del mandatario.

Mientras  La Habana hace aquello en lo que nadie la aventaja, ocultar celosamente los resultados que obtiene del padecimiento,   sus galenos se esmeran por devolver al mandatario lo antes posible al centro de la arena política. La tarea no es sencilla,  tropiezan con dos grandes obstáculos, la gravedad de la enfermedad y el temperamento impulsivo del Presidente que lo llevó, a contrapelo de las indicaciones médicas, a  excederse en sus actividades con las secuelas conocidas. Por su parte, el adversario a través de rumores y diagnósticos no oficiales apuesta por convencer a la opinión pública de que Hugo Chávez está incapacitado para gobernar, y especialmente, se propone  continuar influyendo  en el comportamiento del Presidente, violentándolo una vez más a quemar etapas imprescindibles de su rehabilitación.

La recaída del mandatario y su obligado viaje a La Habana, abandonando la campaña y las responsabilidades de gobierno, evidencia que quienes van ganando hasta el momento la batalla no es el binomio Fidel- Chávez.

Lejos de lo que indica la apariencia, hoy la batalla decisiva se libra en torno a la capacidad física de Hugo Chávez para resolver sus dificultades y presentarse en Octubre  logrando aplazar el recambio hasta el relativamente tranquilo escenario postelectoral. Si Chávez se reincorpora aunque sea medianamente, podría obtener un doble resultado, ganar las elecciones y efectuar el traspaso en circunstancias más apropiadas reduciendo significativamente sus costos.

Orestes E. Díaz Rodríguez

Marzo 3, 2012

http://www.informador.com.mx/internacional/2012/361421/6/hugo-chavez-a-quimioterapia-en-la-habana.htm

www.orestesenrique.wordpress.com

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s