OEA: ¿razones insulsas?


 

Que el secretario general de la OEA proponga una postura blanda con respecto a la crisis política paraguaya no debe sorprender. Mercosur y Unasur, aún decidiendo la separación de los guaraníes de esos organismos de integración subregional, acordaron no tomar represalias económicas como ocurrió con Honduras en 2009 y están dispuestos a aceptar que las elecciones presidenciales de abril de 2013 devolverán al país a la ruta constitucional.

José Miguel Insulsa alegó que una hipotética separación de Paraguay de la OEA implicaría automáticamente sanciones económicas por parte de otras instituciones del sistema interamericano y eso, aunque no lo mencionó, significaría ir mucho más lejos que lo que fueron Mercosur y Unasur.

Aunque es cierto, serían también otras las razones de Insulza para impedir que la OEA lance una ofensiva aislacionista a fondo contra Paraguay. Algunas las reflejó en lenguaje indirecto en su informe del 10 de julio ante la comisión permanente. El secretario general no considera que lo que tuvo lugar en Asunción fue un golpe de Estado, sino una conclusión anticipada del mandato presidencial, similar a la ocurrida con el brasileño Fernando Collor de Mello (1992) o el paraguayo Raúl Cubas Grau (1999). Insulza defiende que se respetó el procedimiento constitucional y que si bien fue excesivamente acelerado, el Presidente Fernando Lugo lo aceptó en el momento procesal decisivo aunque luego se retractara. El informe destaca también como atenuantes que no hubo participación alguna del Ejército, que se respira un ambiente de normalidad en el país y que autoridades y actores políticos se pronuncian por respetar el calendario electoral existente.

 

No debe pasarse por alto que en las conclusiones del secretario general debieron influir también las percepciones de los representantes de estados miembros que lo acompañaron en las 72 horas que se extendió la visita a Asunción. El “grupo de choque” in situ, incluyó a los representantes de EE.UU, Canadá, Honduras, México y Haití, países cuyas visiones suelen tener muy poco en común con las del resto de América Latina.

El informe, claro está, no recoge las que pudieran ser las razones principales que impulsan a José Miguel Insulza a defender una postura que confronta a otros organismos regionales, fundamentalmente suramericanos.

La OEA ha estado en el centro de fortísimas críticas y descalificaciones de varios presidentes de la región que directamente han promovido sustituirla a través del Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños o no reconocer a algunos de sus órganos de integración o coordinación. Existe una relación poco cordial entre los nuevos organismos de integración subregional surgidos al calor de la globalización y la vieja OEA. Pero lo decisivamente grave es que, en ambos frentes predomina lo que algunos analistas han identificado con acierto como defensa selectiva de la democracia.

Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez, UDG

Guadalajara, 11 de junio 2012

http://www.orestesenrique.wordpress.com

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s