Solitario George


 

Una disputa sórdida, pero en ocasiones también áspera  se libra en países latinoamericanos: ¿Quién debe controlar la opinión pública? Los medios masivos de comunicaciones siempre independientes y plurales pero sospechosamente vulnerables ante el lucro y el capital, o el Gobierno, campeón  de la probidad y la trasparencia pero reincidente  habitual a efectos de la manipulación y  el ocultamiento.

Hay casos en los que parece alcanzarse una compleja coexistencia entre ambos polos  alterada sólo por eventos aislados. En otras palabras, medios y gobiernos comparten el control respetando ciertas áreas sensibles para ambos. Pero en otros, y es la situación de Ecuador, se libra un abierto enfrentamiento consecuencia de que uno de los polos se ha lanzado a la búsqueda del dominio pleno sobre el flujo fundamental de la información.

Esa inclinación de la revolución ciudadana se evidencia en la magnificación de la parcialidad de los medios, el cierre de emisoras y periódicos, los procesos judiciales contra periodistas y la apuesta por legalizar por vía parlamentaria un filtro controlador de los contenidos. El resultado final sería el mismo que el oficialismo pretende desalentar, el empobrecimiento del circuito interno de la información al alzarse como hegemónica una única y exclusiva fuente. Otro archipiélago informativo, ya no en el Caribe, sino en la línea del Ecuador.

El otorgamiento de asilo político a Julián Assange más que una intención burda de enmascaramiento  de la agresiva contienda interna contra la prensa, es un acto de autoengaño oficialista. Los tomadores de decisión del país creen que  hacen lo correcto al poner límites rígidos a medios que con frecuencia han jugado a  manipular  a la opinión pública y no se les ocurre nada mejor para demostrar que sus intenciones no son las del comisario,  que proteger a  quien se ha convertido en ícono internacional  de la libertad de expresión. ¿Pero qué pasará el día que surja un Julián Assange ecuatoriano? ¿Qué sucederá cuando un nacional decida filtrar a la web temas confidenciales de la operación política oficialista? ¿Será también acogido con admiración por las autoridades o inmediatamente  convertido en enemigo público?

Mientras aguardamos por el evento, y sin debilitar el apoyo a la causa de Assange, la opinión pública internacional tiene derecho a creer que Ecuador va camino de ser en materia de información una especie de Galápagos continental que cuenta hasta con candidato al  papel de solitario George.

Mtro. Orestes Enrique Díaz Rodríguez, UDG

Guadalajara, junio 19, 2012

www.orestesenrique.wordpress.com

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s