Colombia: La guerra y la paz


“A César y JC”

 

Inaceptable volver a subestimar al presidente Juan Manuel Santos. Ha evidenciado estar hecho de una fibra muy particular. Fue un colaborador clave en la gestión de Álvaro Uribe y más tarde su delfín, pero una vez con las riendas no dudó en seguir sus propias visiones aunque lo enfrentaran de forma irreversible con su antiguo jefe, el hombre que concluyó su mandato con niveles de aprobación pocas veces visto  y a quien la sociedad colombiana todavía escucha.

Precisamente, su oficio de halcón en la administración de Álvaro Uribe, hizo pensar que una vez que asumiera la presidencia las relaciones de Bogotá y Caracas continuarían deteriorándose, que sería más factible ver nadar a los osos polares en las cálidas aguas de Cartagena que esperar por un estrechón de manos entre él y Hugo Chávez. Pero en poco tiempo Santos le dio un vuelco a la relación para que ambas naciones dejaran atrás tensiones y resquemores que hicieron presumir un enfrentamiento y abrieran  una etapa de entendimiento que tomó desprevenidos a propios y extraños.

Juan Manuel Santos también desactivó el boicot que los países miembros del ALBA pretendían ejecutar con la Cumbre de las Américas por no haberse cursado una invitación a Cuba. En esa oportunidad viajó sorpresivamente a La Habana a explicarle personalmente  al mandatario isleño que aunque como país anfitrión no podía garantizar su presencia por la renuencia de terceros, su voz quedaba comprometida en la defensa de que no podría tener lugar una nueva cumbre sin la presencia de Cuba. En el propio cónclave regional no tuvo reparos en pronunciarse a favor de promover un  debate  acerca de la despenalización de las drogas, una perspectiva que disgusta y  rechaza frontalmente Washington, pero supo concluir el evento cerrando importantes acuerdos comerciales con Estados Unidos.

Pero nada como la negociación en ciernes para poner  nuevamente a prueba el tipo de sustancia del que está hecho realmente  el presidente colombiano. Las conversaciones de paz no llegan en el mejor momento y la espectacular novedad ha llegado al conocimiento público de la peor manera, justamente en una filtración patentada por Uribe. No cuenta entonces el mandatario con el factor sorpresa, circunstancia que ha aprovechado en sus anteriores movimientos, en cambio lo presionarán a partir de ahora el colosal peso de las expectativas de una nación a la que la paz le ha sido dramáticamente esquiva, y también, los temores infundados o no sobre el curso de las negociaciones que explotarán sus adversarios políticos. El presidente llega a la negociación en un momento de caída de su popularidad. Los colombianos están cada vez más en desacuerdo con los resultados de la gestión en términos de empleo e infraestructura, mientras perciben retrocesos en el tema de la seguridad. La respuesta de Santos de pedir la renuncia a todos sus ministros y prometer que los mejores resultados de su gobierno están por venir resulta insuficiente. El frente interno se ha complicado también porque el uribismo viene dando pasos concretos para promoverse como el principal grupo político opositor lo que fractura la alianza legislativa que sostenía a Santos. Mientras tanto la situación de la guerrilla  ya no es la de hace un año cuando estaba desorientada por los efectivos golpes propinados por el Ejército que les arrebató a sus principales líderes. Ha logrado una vez más adaptarse, cambiar la táctica y crear la percepción de que cada día es más letal.

Por último, ante el inicio de exploraciones de paz con las guerrillas,  es inocultable que el propio Santos ha pasado por alto las condiciones que defendió  reiteradamente para llegar a ese punto. Es cierto que hace poco tiempo las Farc renunció  al secuestro, pero no se conoce que la organización  hiciera lo mismo con respecto a las otras premisas como el tráfico de drogas y la movilización de niños. Es imposible no preguntarse, qué es lo que hizo que el presidente  olvidara de repente sus propias condiciones.

La realidad es que el mandatario llega a la mesa de negociación producto de una concesión, sin el factor sorpresa, con la sombra de Uribe, el riesgo de filtraciones, con el nivel más bajo de popularidad de su mandato y con un adversario que en el último año reposicionó su estrategia. La ventaja  no es tan clara.

Pero la dificultad principal a vencer es la mentalidad de los jefes insurgentes. Han estado alzados en la selva casi durante cincuenta años, aislados, acosados, moldeados por sus propios excesos y  los de sus contrincantes. Han desarrollado mañas, visiones circulares, mucha desconfianza, cualquier cosa menos aptitudes para el dialogo, la persuasión y las concesiones mutuas. Los partes de Timochenko  muestran que cualquier atisbo de clarividencia es ahogado o desquiciado por un océano de  retórica y resentimiento. ¿Es Juan Manuel Santos, a los ojos de la guerrilla el responsable por las muertes de “Alfonso Cano”, “Mono Jojoy” y “Raúl Reyes”, la persona indicada para acompañarlos en la salida de su propio laberinto?

Más apropiado que dar rienda suelta a la expectativa, lo que parece sensato en un caso como éste, es conservar una alta dosis de escepticismo.

Orestes Enrique Díaz Rodríguez

Guadalajara, agosto 29, 2012

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Colombia: La guerra y la paz

  1. jc dijo:

    Y.. Que opinas ¿ Saldrá fortalecido de estas negociaciones con las guerrillas?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s