Henrique Capriles: Teorema del milagro


En la América continental y presidencialista los sistemas políticos no dudan en situar restricciones a la reelección presidencial, salvo en Venezuela donde está aprobada de forma indefinida.

En México, El Salvador, Guatemala, Honduras y Paraguay la restricción es total, los mandatarios no pueden reelegirse. En Chile, Costa Rica y Perú pueden hacerlo pero no de forma sucesiva, deben esperar a que transcurra al menos un mandato. Mientras que Brasil, Estados Unidos, Colombia, Ecuador, Bolivia y Argentina permiten la reelección sucesiva del ejecutivo por sólo un mandato.

Entre otras razones, la limitación obedece a que mandatario que puede reelegirse de forma inmediata como regla  logra la reelección. La estadística arroja que de los años 80 a la fecha, la mayoría abrumadora de los presidentes que tuvieron la oportunidad de presentarse a relección sucesiva emergieron triunfadores, Carlos Menem y Cristina Kirchner, Fernando Henrique Cardoso y Luis Ignacio Lula Da Silva, Evo Morales y Álvaro Uribe y hasta el propio Hugo Chávez. Sólo no pudo lograrlo Daniel Ortega en 1990.  En Estados Unidos, de 1901 a la fecha, sólo  cuatro mandatarios perdieron la batalla por la reelección. Por otra parte presidente que puede reelegirse de manera indefinida siempre lo consigue, salvo que una grave enfermedad lo aleje decisivamente de la dirección de los asuntos públicos, se produzca una fractura irreversible en la elite y por consiguiente en las fuerzas políticas que lo respaldan o su gestión resultara un monumental fracaso.

Dado que ninguna de las salvedades que prevé la segunda regla es característica del escenario venezolano, es de esperar que el Presidente Chávez se reelija por cualquier vía.

La ventaja electoral del mandatario que puede reelegirse de forma ilimitada no sólo consiste en que cuenta con recursos poderosos o en que ha llegado a controlar instituciones claves, sino que su larga estadía le permite apropiarse de componentes aún más determinantes como el imaginario y la condición emocional colectiva.

Pero la actividad política o electoral es remisa a verse encerrada en leyes o teoremas. Siempre existe un espacio aunque sea exiguo para la excepción o si se adopta un término menos ortodoxo entonces llamémosle “el milagro”. Los indicios de un evento de esa naturaleza tienen la característica de ser extremadamente solapados, contradictorios y casi imposibles de captar.

Que en su campaña Henrique Capriles evite caer en las proverbiales provocaciones de su oponente, sostenga que un eventual gobierno suyo conservaría los programas sociales impulsados por el chavismo, respete la neutralidad asumida por el mandatario colombiano Santos, reconozca que es insostenible proponerse retornar a la Venezuela anterior al arribo del caudillo, abogue ante un gobierno de izquierda por la educación y el hambre cero e incluso no se oponga a platicar con los líderes cubanos la colaboración futura con ese país y se pronuncie por conservar el ALBA, evidencia que el candidato anda a la caza de las premisas más escurridizas, al acecho de la ecuación más compleja, tras la pista del menos accesible de los teoremas.

Orestes E. Díaz Rodríguez, Universidad de Guadalajara

Septiembre 23, 2012

http://www.informador.com.mx/internacional/2012/407592/6/comicios-venezolanos-influiran-el-comercio-mundial.htm

http://www.orestesenrique.wordpress.com

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Henrique Capriles: Teorema del milagro

  1. Cesar R. dijo:

    Orestes, no dudo que un hombre equilibrado como lo es Capriles, procure mantener algunos alcances sociales del chavismo en asuntos prácticos, pero debería hacerlo sin la perversidad dogmática y corrupta del factor político importado de Cuba. Las Misiones se hicieron para proveer cierta calidad de vida a los sectores mas vulnerables, no para adoctrinarlos en algo que a los mismos cubanos no les ha funcionado. Cuba no puede exportar algo que no tiene, libertad y prosperidad.

    Me gusta

    • Estimado César, creo que el punto que defiendo no tiene que ver con Cuba, sino con quien tiene mayores chances de imponerse en las elecciones de Octubre. En cuanto a Cuba, Capriles sabe que no puede exportarle prosperidad y libertad, pero intuye que sí puede exportarle desestabilización o inestabilidad en caso de una retirada masiva y ágil de su personal médico o una actitud abiertamente hostil de los asesores de inteligencia isleños ante un eventual triunfo opositor. Saludos.

      Me gusta

  2. Cesar R. dijo:

    Fe de errata… La parte corrupta, no es de Cuba, es propia, es autóctona, es parte de un gentilicio que ha persistido por siglos en mi patria.

    Me gusta

  3. Cesar Rodriguez dijo:

    Tienes razón Orestes, el tema que expones es sobre la reelección de los mandatarios, quizás para este servidor es imposible no asociar la reelección del cual hablas con la perpetuidad de los Castro y las aspiraciones mesiánicas de su discípulo principal. La caída de Chavez será la caída de una ideología farsante que todavía se resiste, pero espero que sea el ejemplo real para que todos los pueblos de America Latina aprendan algo mas de la mentira perfecta, el socialismo.
    Un gran abrazo amigo

    Me gusta

  4. Mario dijo:

    No conozco ninguna forma política cuya instauración o ruina haya tenido que ver con el aprendizaje de los pueblos. La política, por una parte, es un tema de elevadísima especialización controlado por minorías. Si un día el poder político llegase a socializarse en algún lugar, significaría que habría perdido su sentido y el comunismo estaría a la vuelta de la esquina (si es que el nombre comunismo aún sirve para designar a las sociedades sin Estado). Por otra parte, la política es independiente de los deseos aunque no pueda realizarse sin que intervenga la voluntad. Así, por ejemplo, como decía un experto en el tema, para que una forma de gobierno sea derribada no basta con que los de abajo quieran deshacerse de ella; es mucho más importante que los de arriba se hayan enredado en conflictos tales que ya no puedan sostenerla. Por último, toda política forzosamente se basa en “mentiras” que hasta los propios mentirosos llegan a veces a creerse. La sociedad faraónica, con una estabilidad pasmosa, hasta el faraón suponía que si caminaba con paso firme y regular alrededor de una muralla nada interferiría en la trayectoria del Sol. En fin, que quien no tenga estómago de político siga el consejo de Miguel Hernández, pues no hay nada que hacer. Saludos.

    Me gusta

    • Ni que decir que coincido con tus tesis. 1) Escepticismo en cuanto a la existencia un supuesto aprendizaje redentor. 2) La política como asunto de altísima especialización. 3) La independencia de la política de los deseos aunque necesite de la voluntad 4) La importancia de que “los de arriba no puedan continuar viviendo como hasta entonces” 5)El rol de la mentira en la política. Espero ahora que sirva a todo el que busque en este blog un despertar de la conciencia crítica, en lugar de seguir pensando que se trata de apoyar a como de lugar a un grupo contra otro o viceversa. Saludos

      Me gusta

  5. Cesar Rodriguez dijo:

    Me queda claro que una eventual derrota de Chávez en las próximas elecciones habrá dejado una huella terrible en los gobiernos que disfrutaron a rabiar la bonanza petrolera venezolana. Si eso no es aprendizaje, entonces no se que será. También me queda claro que la desnudez del socialismo como vergüenza histórica parodiada por un elemento grotesco tan lejos de figuras cursis pero románticas como el Che Guevara o del mismo Fidel, darán al traste la idea utópica del mundo mejor, siempre deseado. Con Chávez no sólo espero que pierda las elecciones, sino que haya vida suficiente para los fósiles vivientes del siglo XX y puedan seguir viviendo, esperando una absolución de la historia, mientras sus pueblos se deleitan de las bondades del Mc Donalds y Disney. La derrota e Chávez, no es una derrota más de López Obrador, es la caída de la de la mentira mejor contada en América Latina, el socialismo. Eso es aprendizaje.

    Me gusta

Responder a Mario Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s