“Tres noches, cuatro días”


 

A escasas lunas de  la definición, algunos sucesos merecen comentarse.

El alcalde de New York Michael Bloomberg dio su respaldo a la campaña de Obama. Aunque las encuestas dan a los demócratas como ganadores del voto electoral en ese estado, el impacto  del espaldarazo tiene dimensión nacional debido a que Bloomber, pese a su origen conservador y  status de multimillonario, es una voz nacional autorizada en temas como  el control de armas y la inmigración.

Muy diferente es la repercusión de la última actualización de la tasa de paro de Estados Unidos que ascendió de 7,8 a 7,9. La lectura del dato no es unívoca. Visto sin auxilio especializado, la situación empeora con relación al mes anterior, lo que alienta las dudas sobre el desempeño de la economía. Pero durante el mes se crearon más empleos que los pronosticados. La paradoja es fruto de que debido al mejoramiento de la economía más personas  tienen esperanza en encontrar empleos y  se registran. Estrictamente visto desde la mercadotecnia electoral el mensaje que llega al electorado en el mejor de los casos no es diáfano, requiere ser  explicado, y eso no es de gran ayuda.

Por último, Obama pasó a liderar el voto popular por 0.1% de acuerdo con Real Clear Politics que da seguimiento a más de cien sondeos (47.4 contra 47.3) y con 0.5% según Huffpost modelo que da seguimiento a 568 encuestas (47.6 contra 47.1). La diferencia es en ambos casos físicamente intangible, por eso me llama la atención poderosamente que tanto “El país”, como “El mundo”, quizás los dos diarios más importantes de España,  enfocan este final reñido desde la óptica de un épico y victorioso remate de Obama. ¿Será que semejante entusiasmo está reflejando el interés de Europa por que corresponda a una administración demócrata definir cuál será la posible participación de Estados Unidos en el rescate que aguarda?

 

En medio de una enorme expectativa mundial pendiente de la fumata azul que esperan ver emerger por la chimenea de la Casa Blanca,  dirán que soy tozudo y seguramente tienen razón, pero  a tres noches y cuatro días de la elección lo que continua alimentando mis dudas, no es que Obama no haya podido encarrilar claramente la economía, ¡sino que cuatro años no le alcanzaran  para tener garantizada a estas alturas su reelección!

Guadalajara, Noviembre 3 de 2012

Orestes Enrique Díaz Rodríguez

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s