Sentencia de la CIJ en conflicto Nicaragua-Colombia impulsa bilateralidad


ARCHIPIELAGO RECLAMADO

La sentencia de la CIJ sobre el diferendo entre Colombia y Nicaragua removió el status quo en el Mar Caribe, dejo en evidencia la laxa postura colombiana hacia los compromisos internacionales y, preliminarmente, aumentó la tensión en el área en disputa.

El ex mandatario Álvaro Uribe se pronunció  porque su país no acate el fallo. El gobierno de Juan Manuel Santos renunció a la jurisdicción de la Corte  y amaga con desconocer la autoridad del tribunal internacional, mientras  el presidente de Chile  manifestó  preocupación por posibles  efectos no deseados en el contencioso que mantiene con Perú en La Haya.

Pero  el  impacto final de la sentencia se ubica lejos de las turbulencias que desató, apuntando a  estimular la conciliación bilateral como modo prioritario de solucionar las controversias entre estados latinoamericanos.

 

Carece de sentido costear un dilatado y oneroso litigio en el que la decisión final se encuentra  fuera de alcance, es inapelable y puede crear una realidad jurídica perjudicial, a la que obligatoriamente hay que someterse, o en su defecto,  de muy difícil ejecución.

BILATERAL

La decisión de la Corte confirmó la soberanía de Colombia sobre el archipiélago San Andrés que se encuentran a casi 700 Km de sus fronteras continentales, pero redujo drásticamente el espacio marítimo del que disfrutaba en el Mar Caribe reviviendo la pesadilla de la pérdida del istmo de Panamá hace 109 años.

Nicaragua, en cambio, aparente triunfador, tiene que aceptar que las islas y cayos ubicados a 190 km de su frontera le pertenecen a su contraparte.  Ahora deberá ejercer el control sobre un extenso corredor marítimo acechado por el narcotráfico, para el que carece de medios navales apropiados y  el que Colombia, con una superioridad militar apabullante, se  niega a abandonar, hasta no dejar convenientemente protegidos a sus nacionales, que históricamente han vivido de la pesca artesanal en esas aguas.  

Si aún después del fallo la única solución sustentable es la negociación bilateral, entonces la decisión de  ponerse a disposición de terceros, la renuencia al dialogo y la conciliación, tiene un costo injustificado y no es principalmente económico.

El contexto motivó que protagonistas y contrapartes del próximo veredicto, los presidentes de Perú y Chile, Ollanta Humala y Sebastián Piñera,  se dieron un mediático  apretón de manos. ¿Se aprestan a recibir una lección similar?

Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez, UDG

Diciembre 1, 2012

www.orestesenrique.wordpress.com

 

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s