Venezuela: Ecos indeseados del triunfo


ecos indeseados

Las elecciones regionales constituían un reto mayor para la oposición que para el oficialismo, como han mostrado los resultados. En la teoría de los ciclos electorales es cosa aceptada que en los comicios estatales, legislativos o municipales que se celebran inmediatamente después de las elecciones presidenciales tiende a predominar el partido ganador de las generales.

Quizás la ausencia del mandatario y principalmente,  el deseo de avanzar contra un régimen considerado  lesivo,  facilitó que se insuflara injustificadamente las posibilidades opositoras, aún cuando un mes antes se llegara a la conclusión que dentro del actual estado de cosas es cada vez más improbable una derrota electoral del chavismo.

Uso desproporcionado de los recursos de la maquinaria del estado, control de las instituciones autónomas claves y jugar en el límite de las reglas y hasta apartarse de las mismas cuando es conveniente, son algunas de las fortalezas del oficialismo que inclinan en última instancia la balanza.

Pero Henrique Capriles logró imponerse  nada menos que al ex vicepresidente Elías Jaua haciendo que la victoria no tenga tampoco el sabor arrollador que reflejan muchos medios y el propio chavismo.

A esta hora debe haber un malestar justificado pero no reconocido en el estado mayor oficialista, el principal adversario, la amenaza del status quo bolivariano, resurge fortalecido en las circunstancias menos propicias.

El primer efecto de la victoria de Capriles será que a como dé lugar el mandatario enfermo intentará cumplir el trámite de tomar posesión, a fin de evitar, como exige la constitución, una contienda electoral entre su delfín y el fogueado líder opositor.

El problema vendría después, pues para evitar definitivamente ese escenario el mandatario inhabilitado de facto, tendría que vencer durante los próximos cuatro años a un adversario aún más incruento que lo ha lanzado cuatro veces a la lona en menos de dieciocho meses.

Es precisamente a partir de ahora cuando será más fuerte que nunca la tentación de interpretar de forma laxa la letra constitucional. Por cierto, ¡cuántas situaciones límites devinieron de la misma Carta Magna que con tanta ilusión promulgaron en 1999!

Orestes E. Díaz Rodríguez

Diciembre 17, 2012

www.orestesenrique.wordpress.com

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s