Venezuela: “Los ilusionistas”


los ilusionistas

Cuando parecía consecuencia forzosa de la jubilación de “La Voz”  el exitoso avance de la monotonía, entendida como la extinción acelerada en política continental de temas cardinales ocultos tras grandes maniobras de desinformación con el poder de convocar, como ningún otro evento, la incertidumbre y la manipulación,  el crispamiento y la obediencia, la sorpresa y la especulación, desde su refugio de convaleciente, el otrora mandamás, aprovechó la enfermedad de su aprendiz para desempolvar el uniforme que lo arropó por media centuria, la túnica, la larga capa y el sombrero.

los ilusionistas 2

El primer gran acto consistió en que a pesar de  tres intervenciones quirúrgicas,  los meses de convalecencia,  el rostro visiblemente deformado por  efecto de fortísimos medicamentos, la anticipación “inexplicable” de las elecciones presidenciales y  la disminución notoria de apariciones públicas, sin embargo,  impuso la percepción de que el mandatario podía haber superado su grave padecimiento y  de no encontrarse inhabilitado para ejercer el supremo cargo.

El beneficio  fue incuestionable, la dolencia  relegó a los demás temas de campaña, el paciente pudo reelegirse y cuando sobrevino la última caída, todos se toparon con el hecho de que el electorado había legitimado de manera abrumadora al inhabilitado. Los ecos del baño de urnas son los que mejor explican  que haya sido timorata la reacción foránea ante la solución oficialista del requisito de  juramentación.

los ilusionistas

Pero el segundo acto tiene mayores ambiciones y efectos. Consiste en que a pesar de constituir la cuarta y más brutal recaída, que dejó en evidencia la tesis de la recuperación, que ha imposibilitado contactos creíbles y documentables con el mundo exterior, que ha impedido que sea visitado por mandatarios que recorrieron cientos de kilómetros hasta la antesala del lecho del enfermo, sin embargo, persigue recrear el espejismo  de que el doliente  puede volver. Esa ilusión reportaría ciento ochenta días, ¡seis meses adicionales!

No necesitan más para que el elegido se consolide protegiendo así el  hechizo primigenio, que  un país gigante en cuanto a territorio y reservas de petróleo, pionero en la batalla contra la colonización y apóstol del rescate de una idea excomulgada  por doscientos años de soledad; integrarse en la independencia para ser menos dependientes, vea virtualmente conducido su derrotero desde el lecho de un anciano convaleciente en una islilla en el Caribe o de sus octogenarios compañeros de armas.

Orestes E. Díaz Rodríguez

Guadalajara, enero 17, 2013

www.orestesenrique.wordpress.com

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s