Paraguay: “El caso del General Oviedo”


Lino Oviedo

Faltando poco más de dos meses para que Paraguay celebre  comicios generales precedidos por la remoción en 2012 de Fernando Lugo, pierde la vida en una catástrofe aérea el candidato presidencial Lino Oviedo, líder de la tercera fuerza política del país. ¿Quiénes se benefician con la muerte del General retirado?

En 2008, tras sesenta y un años  de hegemonía, el partido Colorado perdió el poder ante la Alianza Patriótica para el Cambio.  Lugo fue el catalizador que unió a la oposición alrededor de un candidato presidencial común,  pero en la derrota de los colorados resultó decisivo la institucionalización de la división del partido por la fundación de UNACE en 2002,  liderada  por Lino Oviedo, y sobre todo porque  en 2008 esa organización atrajo los votos de los colorados descontentos con el curso interno del partido, alcanzando un 22%.

Rumbo a 2013 Oviedo carecía del respaldo electoral conseguido cuatro años antes, siendo reticente a aliarse con fuerzas mejor ubicadas. Pero su desaparición física puede facilitar lo que antes impedía su líder, una alianza estrecha con  uno de los polos en contienda. El oviedismo sin Oviedo quizás ya no es una opción para los colorados descontentos, pero sí representaría un potencial fortalecimiento para el oficialismo que marcha segundo en las encuestas. Ellos podrían ser  beneficiarios, aunque difícilmente les alcance.

Pero, ¿es factible un beneficiario aún mayor? Lino Oviedo se convirtió en un político visible por su participación en el golpe contra el dictador Stroessner. A partir de allí su hoja de servicios a la democracia guaraní se oscureció con hechos controvertidos. Gestionó por medios fraudulentos la victoria electoral de Juan Carlos Wasmosy en la interna colorada y luego en los comicios presidenciales de 1993. Dos años más tarde comandó una intentona contra el poder ejecutivo siendo procesado y condenado en 1998. Liberado de manera inconstitucional por el presidente Raúl Cubas es señalado como autor intelectual del asesinato al vicepresidente Luis María Argaña,  opuesto a la conmutación de la condena,  y además, como instigador de la masacre que obligó  finalmente al ejecutivo a renunciar. Logró eludir siempre los cargos en su contra. Era el espécimen de político, que producen ciertas democracias débiles, que sin llegar a disponer directamente del poder, manejaba prácticamente a su antojo a las instituciones. ¿Entonces, quién se beneficia  realmente con su inesperada desaparición física?

Orestes E. Díaz Rodríguez

Febrero 5, 2012

Nota: Aunque sigo a Oviedo desde 1999 cuando vivía en Argentina, resultaron vitales para las conclusiones del análisis, los trabajos de Diego Abente-Brun,  “Paraguay. El colapso del régimen de partido hegemónico” y  de Andrés Colmán Gutierrez, “El hombre que evadió todos los juicios y no pudo ser presidente”

www.orestesenrique.worppress.com

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s