Ecuador: “Expectativas del tedio”


Expectativas del tedio

Se ha insistido en que las elecciones presidenciales ecuatorianas brindarán una sinfonía similar  a la escuchada durante  la campaña previa, donde la nota ausente fue la expectativa y la dominante  el tedio.

El origen de la monotonía tiene que ver con que, sin sobresaltos, Rafael Correa va camino a confirmarse como ganador de las elecciones con ventaja abrumadora. Sólo La Paz, Buenos Aires y el propio Quito, pueden jactarse de semejante desempeño.

Las principales encuestadoras otorgan a Correa entre un 50 y un 60% de las preferencias. La competencia está desequilibrada, el segundo lugar aparece a más de 30 puntos. Parece una razón para el aburrimiento. Pero no lo es. Justo aquí yace la primera expectativa a resolver por los comicios. ¿Acertarán esta vez las encuestadoras? La pregunta no es forzada. Veintiún meses atrás cuando tuvo lugar el referéndum,  pronosticaron una paliza favorable al oficialismo. La realidad dijo otra cosa, prácticamente hubo un empate entre el sí y el no. Fue un escándalo. ¿Acaso en Ecuador las encuestadoras son incapaces de medir la intención del votante?

En 2006 Correa obtuvo el segundo lugar en la primera vuelta con apenas un 22%, pero en 2009 finiquitó la elección sin necesidad de la segunda ronda sumando el 52% de los votos. ¿Repetirá el resultado? En su tercera elección,  ¿Finiquitará otra vez el trámite en el primer round, tras siete años expuesto al desgaste?

A su favor tiene la buena gestión durante el mandato, los beneficios de su posición de presidente defensor y también que la Constitución prevé que si el candidato ganador no alcanzara la mayoría absoluta puede ser declarado presidente si suma más del 40% de los votos y sobrepasa al segundo lugar por más del 10%.

La expectativa crucial es otra. En 2006 el partido de Rafael Correa  no presento candidatos a legisladores, apostaba por la convocatoria de la Constituyente. En 2009 acarició la mayoría absoluta con el apoyo del principal partido indígena, que inmediatamente se distanció privándolo del beneficio. La apuesta  es gozar  en el nuevo mandato de un apoyo que le ha sido esquivo. El número mágico es 69. Diez legisladores más de con los que cuenta hoy. Pero, ¿podrá alcanzarlo aun cuando  la izquierda tradicional y el movimiento indígena Pachacutik no lo acompañan esta vez en la boleta?

Orestes E. Díaz Rodríguez

Febrero 15, 2013

www.orestesenrique.wordpress.com

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s