Ecuador: “La hegemonía y el moonwalk”


moonwalk

Rafael Correa y Alianza País están en camino de cosechar un resultado inesperado.  La ambición preelectoral era alcanzar por primera vez  la mayoría absoluta (51%) en la Asamblea Legislativa, pero informes preliminares oficiales  los ubican más allá, muy cerca de la mayoría calificada (66%).

Ecuador ha entregado al modelo que preconiza el mandatario un respaldo unívoco. Es la primera vez  que el país goza de estabilidad  y que la ciudadanía percibe que es la razón de ser de las políticas públicas.  En el oficialismo hay razones abundantes para relajarse y festejar, pero para la democracia, posiblemente no sean  noticias alentadoras y los tiempos que vienen lo pondrán a prueba.

De confirmarse la tendencia, el principal resultado emanado de la elección es que prácticamente desaparecen los necesarios contrapesos a la gestión ejecutiva debido a que entra en juego un jugador excluyente, la hegemonía.

bailando

Hasta ahora el mandatario en su propósito de implementar nuevas políticas, estaba obligado a consultar y buscar consensos dentro y fuera de la Asamblea al margen de su temperamento y su prisa.  Más de una vez debió modificarlos, ralentizarlos e incluso aplazarlos. Esa retroalimentación involuntaria es una de las claves de su éxito, aunque no lo reconozca. Cuando se trataba de proyectos ordinarios negociaba los apoyos con otros bloques representados en el cónclave. Si las pretensiones de su propuesta eran trascendentales, entonces consultaba a la población vía referéndum.  En ambos actos la iniciativa no sólo se pulía sino que mostraba la correlación de fuerzas real entre la intención oficialista y la sociedad.

La nueva “altura” conquistada, elimina de golpe el proceso de filtrado. Se incrementan gravemente  los riesgos de que los proyectos  futuros colisionen los intereses de importantes sectores no representados en la fuerza hegemónica, que la asamblea cese su función de control del ejecutivo y que sea el delirio  quien se convierta en materia gris de las políticas. Incluso, si el mandatario se lo propone puede reformar la Constitución introduciendo la clausula de reelección indefinida, el virus que en 2009 fue inoculado en Venezuela.

Es posible entender entonces por qué durante la campaña alguien quizás premonitoriamente comparó el andar del presidente Correa con el moonwalk,  el famoso paso de baile popularizado por Michael Jackson. Parece que avanza, pero en realidad podría estar retrocediendo.

Orestes E. Díaz Rodríguez

Febrero 20, 2013

www.orestesenrique.wordpress.com

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s