Venezuela: “Presidente encargado”


Presidente encargado 2

Urge difundirlo, el postchavismo ha alcanzado también categoría de corriente doctrinal dentro de la teoría del Derecho Constitucional al enriquecer el acervo con la  generación de una nueva figura, presidente  encargado.

El Derecho Comparado  se encontraba necesitado  de una expresión teórica ingeniosa. Sólo para que se tenga una idea de la contribución, las constituciones latinoamericanas  al regular la posibilidad de ausencia absoluta del mandatario refrendan como regla que en semejante caso el poder ejecutivo será ejercido por el Vicepresidente. Sólo México, donde la figura del Vicepresidente no existe, establece que en caso de ausencia absoluta en los dos primeros años el Congreso elige a un presidente interino.

Como el vicepresidente venezolano es el único en el continente que no es electo por votación popular, sino designado por el presidente,  el constituyente bolivariano de 1999 había regulado que en caso de falta absoluta del presidente en los primeros cuatro años del mandato y mientras se elige y toma posesión el nuevo presidente se encargará  de la presidencia de la República el vicepresidente ejecutivo.

El “encargo” de ninguna manera significa que el vicepresidente pase a ser denominado presidente o presidente encargado. Sabemos eso con exactitud porque en la continuación del propio artículo citado, el constituyente manifiesta que si la falta del presidente tuviera lugar en los dos años finales del mandato el Vicepresidente asumirá la presidencia de la República hasta completar dicho período.

De modo que el núcleo duro del aporte chavista es de naturaleza interpretativa,  la frase “se encargará de la presidencia” se sustantiva en la figura inédita de “presidente encargado”.

El mérito indiscutido de ese esfuerzo hermenéutico  es que “soluciona” el grave conflicto  que podría haberse dado si se respeta el espíritu de la Constitución. Una vez que el encargo al Vicepresidente, se transforma en Presidente encargado, cambio imperceptible al neófito y al conmocionado por la pérdida de su líder, nadie podrá invocar el artículo 229 que señala que no puede ser elegido Presidente quien esté en ejercicio del cargo de Vicepresidente Ejecutivo en el día de su postulación. Otra idea revolucionaria del constituyente de 1999 que aspiraba a que ningún candidato a presidente se pudiera favorecer de los beneficios que entraña disputar la contienda mientras se ocupa un alto cargo público.

Este es un ejemplo fehaciente de que ni siquiera un conmovido duelo es capaz de  obstruir la producción de nuevas visiones jurídicas que  nada envidian a las de gigantes como Hans Kelsen  o  Don Emilio Rabasa.

Orestes E. Díaz Rodríguez

Marzo 9, 2013

Este sitio atiende solicitudes de colaboraciones (diazrguez@hotmail.com). Por el momento nuestros análisis cubren Estados Unidos, México, Centroamérica, Argentina, Chile,  Venezuela, Colombia, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Ecuador, Perú y España.

 

www.orestesenrique.wordpress.com

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s