“Introducción al postchavismo”


Adán Chávez, Cabello, Jaua y Maduro

Aunque estrictamente el postchavismo comienza con la desaparición física del Presidente  Hugo Chávez, los telones del preámbulo se corren con la designación de Nicolás Maduro como vicepresidente, una vez que el oficialismo logra un triunfo contundente en los comicios presidenciales de Octubre de 2012.

¿De qué sirvió el preámbulo del postchavismo?

El prólogo  del postchavismo sirvió para que el Presidente diera públicamente su aval a su sucesor, pactara la unidad con otros posibles aspirantes y trazará además la ruta a seguir en caso de fallecimiento.

En un movimiento construido verticalmente el aval del líder es la principal vía de legitimación interna del sucesor, aunque no es definitiva. El conocimiento de su voluntad explícita  puede impedir que se produzcan divisiones que ponen en riesgo la conservación del poder político, sobre todo cuando el primer gran reto del postchavismo es de naturaleza electoral.

Aparte de Nicolás Maduro, por lo menos había tres aspirantes a suceder al Presidente Chávez, el gobernador del estado de Barinas y hermano del mandatario Adán Chávez, el presidente de la Asamblea Nacional, ex vicepresidente y participante de la revuelta de 1992 Diosdado Cabello, y el también ex vicepresidente y actual ministro de exteriores Elías Jaua.

El caso de Diosdado Cabello es el que despierta mayor interés debido a que la Constitución Bolivariana de 1999 regula de manera explícita que, en caso de falta absoluta del presidente, era él, en su condición de Presidente de la Asamblea Legislativa, quien debía ocupar transitoriamente la presidencia de la República y convocar elecciones.

Pero una de las decisiones que se tomaron en el preámbulo del postchavismo es que a como diera lugar, la presidencia transitoria, en caso de falta absoluta, debía ser ocupada por el sucesor designado Nicolás Maduro. ¿Por qué? Para facilitarle la construcción de un nuevo liderazgo y para que se favoreciera en la próxima y decisiva contienda electoral del beneficio de realizar la campaña desde el cargo fundamental de la nación.

¿Cuáles fueron los costos políticos de esa decisión?

Los costos políticos fueron que para garantizar el ascenso de Maduro, el Tribunal Superior de Justicia tuvo que emitir una dudosa interpretación constitucional, en la que sentenció que el presidente  no necesitaba juramentar en la fecha indicada por la Constitución porque regía el principio de continuidad administrativa. Un legalismo que no pasó inadvertido y que incluso fue calificado  como constitucionalismo “mágico” ,  que evidenció, ante todo, la falta de independencia del poder judicial.

Pero el costo mayor en término de credibilidad fue elevar a la categoría de “presidente encargado” al propio Nicolás Maduro, una figura que la Carta Magna no reconoce y que era indispensable para eludir la clara regulación constitucional de que el vicepresidente encargado de la presidencia  no puede ser candidato a la misma en los comicios extraordinarios provocados por la ausencia definitiva del mandatario.

Del preámbulo del postchavismo también es imprescindible referirse al manejo de la información sobre el estado de salud del mandatario. Aunque se ofrecían partes periódicos, jamás se reconoció con claridad que la evolución del padecimiento  lo incapacitaba de facto para ejercer sus responsabilidades. Una encuesta realizada días antes del fallecimiento destaca que el 40% de los venezolanos esperaba  la mejoría del presidente y que éste incluso pudiera concluir su mandato. La realidad es que el secretismo fue un vehículo  para construir el liderazgo de Nicolás Maduro,  preparar la logística de la elección y enfrentar los comicios con manifiestas ventajas.

¿El postchavismo ganará la elección presidencial del próximo 14 de abril?

Es de esperar que sí. Viene de ganar arrolladoramente tanto las elecciones presidenciales de Octubre como las regionales de diciembre. No hay señales de división interna o fractura y en modo importante está blindado por el especial vínculo que durante 14 años desarrolló el Presidente Chávez con el electorado potenciado además por su desaparición física.

¿Pero no entraña un peligro que el candidato opositor sea Henrique Capriles, que en la elección de Octubre sumó el 44% de los votos y en las regionales de diciembre derrotó al vicepresidente Elías Jaua?

 Capriles es una amenaza real para el status quo bolivariano, teniendo en cuenta además que la situación económica se deteriora en Venezuela como muestra la devaluación,  pero para vencer en abril necesita del concurso de dos condiciones que todo indica que no se presentarán: participación electoral mayor al 90% del padrón y una fractura en la cúspide del oficialismo.

¿Cuál es el futuro de postchavismo?

Comenzará a escribirse después del 14 de abril. Su principal reto será mantenerse unidos pese a los numerosos obstáculos que tendrán que superar, la delicada situación económica, la lucha contra la exacerbada corrupción y la ausencia de un líder con el carisma y la resonancia internacional que caracterizó a Hugo Chávez.

Los antecedentes con respecto a movimientos con  características cercanas al chavismo son dos, el peronismo y el torrijismo. El primero sobrevivió y evolucionó, constituyendo aún la fuerza política más influyente en  Argentina pese a divisiones internas. El segundo no contó con la misma suerte debido a que el heredero político fundamental vinculó al movimiento con el tráfico de drogas regional.

Una última pregunta no debe evadirse en futuros análisis, ¿cuál es la herencia integral que recibe el postchavismo? ¿Cuál es el legado real de Hugo Chávez?

Orestes E. Díaz Rodríguez

Marzo 21, 2013

Este sitio atiende solicitudes de colaboraciones (diazrguez@hotmail.com). Por el momento nuestros análisis cubren Estados Unidos, México, Centroamérica, Argentina, Chile,  Venezuela, Colombia, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Ecuador, Perú, Cuba, el Caribe  y España.

www.orestesenrique.wordpress.com

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s