¿La tercera reelección de Hugo Chávez?


tercera reelección

Aunque el candidato Nicolás Maduro es capaz de develar sin sonrojarse el dudoso don de  hablar con los pájaros y  confundir además los nombres de los estados venezolanos con sus capitales, la mayoría casi absoluta de las encuestas confirma lo que se esperaba, es el favorito para el día decisivo.

Al menos en los últimos treinta años en América Latina no existen antecedentes en los que se convoca a elecciones debido al fallecimiento del presidente en funciones en el primer año del mandato. Cuando ello ha ocurrido la figura del vicepresidente electo hace innecesaria la convocatoria. El proceso que vive Venezuela es  inédito.

Sin embargo, bien pudiera no serlo. Basta con enfocar la contienda actual, como lo que es,  una campaña reeleccionaria sui generis. Ello se debe  a la proximidad de los actuales comicios con la elección  presidencial anterior, donde el electorado concedió, hace apenas seis meses, al mandatario en funciones otros seis años de permanencia.  Incide también que, el  presidente dos veces reelecto antes de fallecer pidió a sus votantes como último acto respaldar  a su sucesor designado. Imperdonable olvidar tampoco la larga agonía, los extendidos funerales, la reducida campaña  y la sistemática referencia  del candidato oficialista a la memoria del líder desaparecido.

Aunque Hugo Chávez falleció el pasado 5 de marzo, la elección del 14 de abril es  para un sector decisivo del electorado una posibilidad de honrar la última voluntad y el legado de su líder.

El oficialismo además reacciona con sus poderosas herramientas. Una vez que Henrique Capriles consiguió reunir una buena conglomeración en Caracas, al día siguiente Maduro anunció un incremento sustancial del salario mínimo.

La oposición sacó cuentas de experiencias anteriores deduciendo que siempre que la figura del extinto no apareció en las boletas, pudieron reunir más votos que el oficialismo. Es cierto, sucedió tanto en el referéndum de 2007 como en las legislativas de 2011. Resulta que la ausencia del ex mandatario en las boletas se asocia con  una elevación del abstencionismo dentro del chavismo. Dándose  circunstancias supuestamente similares las consecuencias deberían ser idénticas.

La realidad es que aunque Hugo Chávez no estará en las boletas, sin embargo quien puede negar que el ex mandatario está más presente que nunca.

Pero el enigma principal de esta elección nunca fue quien la va a ganar sino quién  va a estar dispuesto a reconocer su derrota.

Orestes E. Díaz Rodríguez

Abril 9, 2013

Este sitio atiende solicitudes de colaboraciones (diazrguez@hotmail.com). Por el momento nuestros análisis cubren Estados Unidos, México, Centroamérica, Argentina, Chile,  Venezuela, Colombia, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Ecuador, Perú, Cuba, el Caribe  y España.

www.orestesenrique.wordpress.com

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s