Venezuela: “Enigma para un Domingo”*


abismo

En efecto, el enigma principal de la elección del 14-A nunca fue quién emergerá vencedor, sino cuál de los contendientes  va a estar dispuesto a reconocer su derrota.

La oposición ha dado suficientes indicios de que esta vez resultará difícil arrancarles un gesto.  Una vez que la Mesa de Unidad solicitó a Henrique Capriles ser su candidato, inesperadamente el ex gobernador de Miranda demoró casi un día en anunciar su decisión. Podría alegarse que analizaba que el escenario no era en absoluto propicio. Dado un contexto de múltiples ventajas para el oficialismo  la aceptación podría entrañar un suicidio político. Henrique arriesgaba perder su segunda elección en poco menos de seis meses.

Finalmente aceptó la encomienda, pero el encendido tono de su discurso evidencia que no fue bajo las mismas premisas de la anterior ocasión.

Una carta abierta del ex embajador venezolana ante Naciones Unidas, Diego Arria,  prevenía a Capriles del riesgo de volver a ser  pieza  en un engranaje electoral  desigual. De acuerdo con Arria, Capriles avanza hacia una emboscada  similar a la de Octubre. En un escenario de contienda inequitativa, debido al control institucional del chavismo en la CNE y el TSJ, los vicios del proceso electoral y el empleo incontrolable de los fondos de la maquinaria estatal por el candidato oficialista, la participación de la oposición sencillamente desempeña un rol instrumental.

Entre tanto el proceso viene precedido por una atmósfera enrarecida. Dos decisiones del TSJ que violentaron la Constitución permitieron que el Vicepresidente no electo posicionara su imagen gestionando la dirección de los asuntos públicos aún cuando era indiscutida la ausencia absoluta de Chávez, y que además fuera nombrado “presidente encargado”, y sin abandonar la privilegiada posición, participara en la contienda.

No pasó inadvertida la noticia de que varios legisladores suplentes de la oposición renunciaron al cargo, denunciando que la Mesa de Unidad tenía como plan desconocer el resultado electoral.

La conducta de Capriles durante la campaña no desmiente la noticia. A diferencia de su participación anterior, ahora constantemente abrió fuego sobre el ventajismo del candidato oficialista negándose a firmar la carta compromiso enviada por la CNE y redactando  su propio manifiesto, en el que sostiene su compromiso a reconocer los resultados sólo si durante la elección no se manifiestan inequidades, algo que ha sido una constante en los triunfos electorales del chavismo.

Por su parte, Nicolás Maduro ha declarado que si “la burguesía” gana aceptará el resultado electoral. No deja de sorprender el anuncio, es conocido que  anteriores contiendas siempre fueron precedidas por declaraciones de altos mandos castrenses acerca de que no reconocerían a otro ganador que Chávez o sobre las inminentes consecuencias violentas de un resultado oficialista adverso.

Por consiguiente, la lectura correcta de la declaración de Maduro es que se encuentra totalmente seguro de conseguir el triunfo y descarta un hipotético escenario postelectoral desfavorable. He aquí una notable diferencia con el actuar de Hugo  Rafael Chávez, que jamás daba por descontado un triunfo aunque le favorecieran los pronósticos. Pero si el oficialismo ha evidenciado no tener escrúpulos en  capitalizar ventajas injustificadas, de donde podría deducirse un gesto que le lleve a reconocer un desenlace contrario.

La elección del 14-A es trámite constitucional aceptado a medias. Los contrincantes están dispuestos a medir fuerzas, pero no a reconocer que fueron superados. Se siente la atracción. Venezuela, ¿se precipita al abismo? Es el enigma para éste Domingo.

Orestes. E. Díaz Rodríguez

Abril 10, 2013

*Título de la novela homónima del literato cubano Ignacio Cárdenas Acuña

Este sitio atiende solicitudes de colaboraciones (diazrguez@hotmail.com). Por el momento nuestros análisis cubren Estados Unidos, México, Centroamérica, Argentina, Chile,  Venezuela, Colombia, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Ecuador, Perú, Cuba, el Caribe  y España.

 

  

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s