“Soldado al nacer”


Manuel Zelaya

 

 

“Soldado al nacer”

Si las elecciones del próximo domingo en Honduras resultan llamativas, se lo deben a la expectativa ante un casi inédito retorno al poder del presidente defenestrado cuatro años antes, Manuel Zelaya.

No lo haría de manera directa, sino a través de  Xiomara Castro, su esposa y  candidata  del partido “Libre”, a la que algunas encuestas  otorgan el primer lugar en intención de voto.

Ni que decir quién es  el artífice de la candidatura de Xiomara Castro,  la mano que mece la cuna en cuanto a definiciones estratégicas pre y postelectorales de la emergente fuerza política.

Qué aptitudes facilitaron a Zelaya  el milagro de estar coqueteando nuevamente con el control del poder ejecutivo, en un país donde  la  elite  sobresale por la ausencia absoluta de escrúpulos  para apartar a  personalidades o movimientos con inclinaciones  contrarias a sus intereses.

La muerte de Hugo Chávez, la bancarrota económica de Venezuela y el declive de la influencia regional del chavismo resta peligrosidad a un potencial ascenso de Castro- Zelaya.

El mandatario de izquierda nicaragüense Daniel Ortega,  vecino de Honduras, ha  gobernado  forjando una alianza con el empresariado, facilitando que  parte del grupo económico dominante  catracho no vea como una amenaza el potencial retorno.

La participación en el proceso electoral  hondureño de una fuerza política comandada por el ex presidente tiende a cicatrizar el trauma causado por el golpe ante la comunidad internacional, fuente clave de financiamiento de los presupuestos y programas estatales en una empobrecida e insolvente nación.

El gobierno saliente de Porfirio Lobos deja niveles de endeudamiento y violencia escandalosos.

El candidato del oficialismo fue protagonista de una ofensiva anti constitucional que inhabilitó a cuatro magistrados de la Suprema Corte.

La candidata del partido “Libre” moderó su lenguaje, propugna una reconciliación nacional, mientras las expectativas de alcanzar la presidencia se basan en resultados de encuestas que podrían estar distorsionando la voluntad  del elector.

Los detentores del poder calculan que  Xiomara Castro no tiene posibilidad de ganar la elección. En caso de que lo hiciera no tendría suficientes apoyos  legislativos para propulsar agendas de gran calado, y en última instancia, si  ya sacaron una vez a un díscolo, nada les impediría repetirlo.

La resurrección de Manuel Zelaya responde, ante todo, más que a facultades  personales exclusivas, a una sutil combinación de circunstancias e intereses que aún tienen la difícil misión de concretarse el próximo domingo. Nadie es soldado al nacer.

Orestes E. Díaz Rodríguez 

México, 22 de noviembre 2013

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s