“La ecuación catracha”


Honduras

 

Aunque las expectativas por el posible retorno del ex mandatario Manuel Zelaya centraron la atención de los comicios hondureños,  su trascendencia descansaba en otro pilar, la posibilidad de que  cicatrizara la fractura abierta tras los sucesos de 2009.

Si algo exige la realidad de Honduras es que la clase política de forma consensuada trabaje, sin pérdida de tiempo y energías, en superar los efectos combinados de la violencia, la pobreza y la desigualdad social. Pero como suele ocurrir, mientras más desastrosa es la situación económica- social de una nación menos responsable es la conducta de sus líderes políticos.

Por sí solo el diseño  presidencial es un obstáculo apreciable si se trata de introducir mejoras o cambios en el status quo. Esa condición se exacerba cuando los vientos dominantes entre los actores políticos son de confrontación. Independientemente de quien resulte finalmente ganador, ese es el escenario que arroja la elección catracha. “Los ganadores” tendrán que dilapidar valiosos recursos en legitimarse y encontrarán una resistencia visceral ante cualquier iniciativa de política pública. En tal escenario, los únicos vencedores son los males que urge combatir. Honduras se hunde como ya lo hace Haití. Sin remedio. Con la única diferencia que, esta vez, el agujero negro se encuentra en la masa continental, demasiado cerca de otros países que sienten la tentación de ser arrastrados.

Las encuestas nunca fueron un termómetro real sobre la voluntad del votante. No  podían serlo  donde no hay respeto por la vida y mucho menos por las instituciones. La única esperanza residía en que milagrosamente la crisis de un proyecto hegemónico y la polarización electoral no tuviera su desenlace natural. Pero eso no sucedió.  Los resultados electorales no son reconocidos por actores clave de la competencia.

La diferencia entre lo que aconteció después de 2009 y ahora es que “ganadores y  perjudicados” se encuentran por primera vez dentro de las estructuras legales de la política. El proyecto hegemónico encarnado por los partidos tradicionales, podía  haber quedado aislado o colapsado de haber insistido en que las cosas fueran de otra manera. Y ahora que están todos dentro del juego cuyas reglas existe la sospecha de que no se respetan, lo único que puede ayudar es que  el árbitro sea trasparente y confiable. Sin esa condición, al agujero negro le será menos difícil su trabajo, a  no ser que otra  misión de naciones unidas logre apenas ralentizar los efectos de su descomunal fuerza de atracción.

Orestes E. Díaz Rodríguez

México, noviembre 25, 2013

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s