Cuba: “Los protagonistas”


los protagonistas

Un evento  inédito tiene por escenario a La Habana. Amparados por el paraguas de la CELAC,  los hermanos Fidel y Raúl Castro, ofician de anfitriones nada menos que de los presidentes de los países de la región, el Secretario General de la ONU y ¡el Secretario General de la OEA!

Del convite no forman parte los gobiernos de Estados Unidos y Canadá, el presidente de Panamá que se auto excluyó, y los representantes del amplio movimiento de “inconformes” nativos, cuyos desplazamientos  son reducidos a la mínima expresión  por  fuerzas especializadas en trabajo “no trasparente”.

Se difundió que el objetivo del cónclave es acompañar el traspaso de la presidencia pro-tempore de la organización y reflexionar sobre la pobreza y las desigualdades.

Pero hay mucho más. Estamos viendo la formalización del espaldarazo regional a la transición que “La Voz” y “Mi General” han diseñado para el anciano régimen.

Las características de esa metamorfosis son, gradualidad, impulso y dirección de los cambios desde la cima, apertura económica hacia un capitalismo de Estado con compromisos sociales, recambio generacional sin que la gerontocracia ceda el control mientras la biología lo permita, tolerancia cero con los reclamos de libertades políticas, ampliación de la élite político-militar y de sus privilegios, y sobre todo, bloqueo a la influencia del exilio y de Estados Unidos.

América Latina rechaza la otra vía en disputa, que propugna elecciones “libres”, cambios económicos profundos, debate “trasparente” sobre las decisiones fundamentales de los últimos cincuenta años,  recambio no sólo generacional sino de la propia elite dirigente, máximo protagonismo en la transición de los inconformes, de  la diáspora asentada en Miami y del gobierno de Estados Unidos.

La vía “latinoamericana” perdona los excesos  y premia las “bondades” de una  gestión autoritaria a cambio de migajas económicas, y ante todo, de que el futuro inmediato de la isla no sea formar parte de la esfera de hegemonía norteña.

El futuro de la isla de Cuba, que durante siglos fue fuente de disputa en la confrontación geopolítica entre la declinante España y el ascendente imperio norteño, y que durante la Guerra Fría fue  pieza de  la pugna global entre Estados Unidos y la Unión Soviética, ahora lo es también de una tensión geopolítica que gana tamaño, la existente entre Estados Unidos y América Latina.

Ojala los protagonistas genuinos comprendan la magnitud del reto de hacerse realmente con la gestión de su propia historia.

Orestes E. Díaz Rodríguez (diazrguez@hotmail.com)

México, enero 28, 2014

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s