Cuba: el mejor momento


liudmila-nelson-absolut-revolution-300x300

La insistencia del Presidente Enrique Peña Nieto en reunirse con Fidel, el propio encuentro y la visita oficial efectuada después de la cumbre de la CELAC, no hizo otra cosa que corroborar el momento especial en materia de relaciones internacionales que vive La Habana.

Treinta y un mandatarios de la región  hicieron acto de presencia en el cónclave, cifra abrumadoramente superior a los que asistieron a la última cumbre iberoamericana. Brasil, con su protagonismo en la puesta en marcha de la zona franca de Mariel, avanzó en la aspiración de ser principal socio comercial  en la etapa que se avizora.  Nada menos que  Ban Ki Mon y José Manuel Insulza,  cubrieron también la ruta hacia la cumbre. Sólo representantes de Chile y Costa Rica, de forma muy discreta, contactaron a referentes  de los inconformes.  Si  algo faltaba, en el último momento, la Unión Europea se unió a  los fuegos artificiales, anunciando oficialmente su disposición a negociar un nuevo comienzo.

Difícilmente las cosas tuvieran el signo que tienen hoy sin el proceso de reformas internas. La apertura en materia de viajes, el impulso al sector no estatal de la economía y la autorización a la venta de casas y autos han generado  la expectativa de que la isla dejó de resistirse a la dinámica global.

No ha importado que la libertad de viajar no alcance a todos los sectores, que el impulso al sector privado se limite a los pequeños negocios y que los precios de casas y autos sean inaccesibles al bolsillo del nativo promedio. Menos aún que la agenda es completamente esquiva a las reformas políticas. Lo importante es la expectativa generada  y especialmente la ávida competencia que impulsa entre los suspirantes a tener una presencia en el orden futuro que se vislumbra.

Entre tanto el propósito principal de las nuevas generaciones continúa siendo el mismo, abandonar  por cualquier medio su país de origen. El desabastecimiento es crónico y abarca últimamente también los artículos de higiene personal. El temor a expresarse sigue siendo regla y el desequilibrio entre el raquítico monto del salario oficial y los elevados precios de los productos  no termina de corregir una perturbante secuela moral que ha trastornado de forma irreversible la escala de valores,  es imposible  vivir de manera honesta.

Definitivamente, la isla vive su mejor momento. ¡Sin dudas!

Orestes E. Díaz Rodríguez (diazrguez@hotmail.com)

Enero 30, 2014

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s