¿Cómo supe que ganaría Juan Manuel Santos? Análisis del análisis.


Santos 50.73 vs 45.09

 

Setenta y dos horas transcurrieron desde el desenlace de la elección presidencial colombiana 2014 ganada por Juan Manuel Santos, y más de 96 horas desde que concluí de escribir “La paz en los tiempos del cólera”, donde predije que el actual presidente debía resultar favorecido por el electorado. Es momento de comentar la trayectoria que me facilitó vislumbrar el resultado.

El primer paso, sin dudas, fue definir correctamente a los sujetos de la disputa. Me llama extraordinariamente la atención, como todavía a unas horas del desenlace, algunos analistas todavía dudaban sobre la naturaleza de la relación entre Zuluaga y el ex presidente Álvaro Uribe y siempre se refirieron al primero como el candidato. El acierto en este punto estuvo en ver siempre a Uribe como el candidato real. Sin su respaldo Zuluaga jamás hubiera podido nivelar la competencia contra un presidente en funciones y mucho menos ganar la primera vuelta y llegar a la segunda con perspectivas de imponerse.

Y no es que un candidato promedio no pueda imponerse a un presidente en funciones buscando su reelección. Pero es un hecho muy raro que para que se produzca necesita la presencia de un grupo de condiciones no existentes en Colombia. Una de ellas es que el presidente en funciones haya sido abandonado por su partido o éste sufriera una fractura importante. Santos no perdió el respaldo del partido de la U, ni tampoco de sus socios los liberales. Los principales índices macroeconómicos con que concluye el mandato también eran positivos. Sólo quedaba el tema de la seguridad, quizás el punto menos favorable al presidente, pero en el que podía también defender determinados logros, como la eliminación física de los principales jefes de la guerrilla y la apertura de una mesa de negociaciones con posibilidades de poner punto final al conflicto interno de más de cincuenta años.

Sí, decididamente, el mandatario no reunía las determinantes que motivan que un presidente en funciones pierda la reelección, pero ¿serían también decisivos esos factores cuando en frente se tiene una figura de mucho más status y peso como un ex presidente y ex mentor, específicamente, Álvaro Uribe? La pregunta me colocó de golpe en un terreno sino inédito, al menos inexplorado.

No alcanzo a entender la ingenuidad o el excesivo respeto por las formas de los analistas a los que la figura de Zuluaga les impidió ver lo esencial, que no era el verdadero protagonista y que el escenario no correspondía con la visión romántica de un candidato desconocido, portavoz de los insatisfechos, y un presidente, sino la de un ex presidente con aureola de exitoso y un presidente en funciones.

Llegar a esa conclusión era clave para avanzar correctamente, el verdadero hilo de Ariadna. A partir de allí surgían las preguntas que bien respondidas daban oportunidad de visualizar el desenlace.

La primera pregunta era, si la pugna trata de un ex presidente contra un presidente en funciones, cuáles son entonces las determinantes últimas que permiten que un ex presidente pueda tener un retorno exitoso en cualquier parte.

Armado de esa pregunta me lancé a investigar los antecedentes en todo el continente. Curiosamente allí apareció una dificultad casi similar a la que había dejado atrás, resultaba que si bien muchos ex presidentes se han presentado como candidatos nuevamente, otros lo habían hecho como pretendía Uribe, a través de “delfines” que los analistas no le dieron diáfanamente la condición de candidatos formales que merecían. Era un obstáculo que ya sabía cómo se resolvía, así que pude centrarme en esclarecer lo que buscaba: ¿cuándo los ex presidentes no eran bien recibidos por el electorado, cuándo no podían volver? La respuesta fue abrumadoramente sencilla, lo que les impidió siempre el retorno era que la percepción dominante sobre su mandato fuera más perjudicial que la que tenían sobre el candidato con quien competían.

Entonces tocó el turno de analizar la percepción del ciudadano colombiano sobre los mandatos de Álvaro Uribe y pude percatarme que en muy breve tiempo, y especialmente durante la campaña, la visión había evolucionado de forma llamativa. Aunque Uribe sigue siendo para muchos el líder que rescató a Colombia del caos y la violencia con su política de “seguridad democrática”, cada vez era mayor la conciencia de lo que significaba en términos de respeto de las reglas de juego de la democracia el eventual retorno del ex mandatario. Para muchos líderes de opinión o formadores de la misma, Uribe representa un riesgo, un peligro, un paso atrás. Encontré una contradicción obvia, por una parte era el político con mejor imagen en Colombia, y por otra crecía la resistencia a volver a ser rehén de sus prácticas. ¿Cuál de las dos tendencias se impondría en definitiva? Para captarlo me ayudó sobre manera constatar el debate que se había abierto sobre Uribe, la gravedad de los reclamos contra su mandato, así como cuál de las dos ofertas electorales, a pesar de todas las reservas en contra de ambas alternativas, al menos representaba una perspectiva o mensaje de cambio para los colombianos. Indudablemente era la de Juan Manuel, debido a los avances y su postura con respecto a las negociaciones de paz. La propuesta de Uribe fallaba en ese punto. Su mensaje viajaba hacia el pasado, el futuro era sólo promesa de más de lo mismo. No era una narrativa sugerente en cuanto a nuevas imágenes. Finalmente, llegaron las adhesiones que en el último momento recibió Santos provenientes de los sectores más diversos y a la vez más difíciles de conectar, empresarios e indígenas, obreros e intelectuales. Juntando todos los indicios, entonces y sólo entonces supe que Santos debía ser el ganador el domingo, como efectivamente ocurrió.

Orestes E. Díaz Rodríguez

Junio 18, 2014

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Cómo supe que ganaría Juan Manuel Santos? Análisis del análisis.

  1. Pingback: ¿Cómo supe que ganaría Juan Manuel Santos? Análisis del análisis. | Noticias de mi Tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s