“Lidiando con la incertidumbre”


39100_1406322951123_4910211_n

“Develando secretos de la profesión de analista”.

En el marco de la preparación de un Manual de periodismo interpretativo de la Escuela de Comunicación Periodística de la Universidad Panamericana, campus Guadalajara,  Daniel Taborda, periodista (“Página 12”, “El Informador”), profesor universitario (Universidad Panamericana), me solicito responder un cuestionario cuya temática central es la relación entre el medio y  el analista y  secretos de la profesión de analista.  Me da mucha ilusión poner la “entrevista” en sus manos. Muchas gracias, Daniel.

Daniel Taborda:

Eugene Ionesco dijo: “Sólo se puede predecir lo que ya ha sucedido”, usted como analista de temas internacionales, ¿coincide con esta sentencia?, ¿cree que es aplicable a la predicción de los resultados de procesos complejos como los que da cuenta el periodismo?

Orestes E. Díaz Rodríguez:

La sentencia del Sr. Ionesco hace eco de una de las posiciones más añejas ante el proceso de conocimiento, el escepticismo. El enfoque tiene su fundamento en la complejidad de ese proceso y en la absolutización de nuestras propias limitaciones cognoscitivas. Lamentablemente, en la práctica, es quizás la conducta más extendida. Con frecuencia periodistas, y lo que resulta más desconcertante, fuentes especializadas, dan la espalda a la predicción de procesos complejos rehuyendo su responsabilidad social. Se sienten más cómodos y menos amenazados analizando lo ya acontecido y pocos se arriesgan a adentrarse en las arenas movedizas del pronóstico. Son diferentes las razones que explican esa conducta, pero existen dos que sobresalen, la carencia de una metodología confiable que les facilite la interpretación adecuada del aparente caos y la incertidumbre asociada con la dinámica de procesos complejos y el desmedido temor a equivocarse, a hacer el ridículo y perder credibilidad o autoridad. Claramente no comparto la posición del Sr. Ionesco, aunque ello no conduce a que no le vea un ángulo positivo. Un grado de escepticismo por parte del periodista es imprescindible cuando el acude a contactar fuentes especializadas para que lo ayuden en la predicción de procesos complejos. En ese ejercicio la excesiva credulidad es perjudicial. El fundamento de la incredulidad no es la duda en las capacidades del interlocutor, sino la conciencia de la complejidad del fenómeno a analizar. La posición escéptica puede prevenir y ayuda, sin dudas, a limitar la manifestación de una tendencia inversa e indeseable pero frecuente en materia de predicción, la “fabricación” de hechos, en el fondo asociada también con carencias metodológicas, pero sobre todo, con la baja o inexistente rendición de cuentas por parte de la fuente especializada ante la institución y la opinión pública.

Daniel Taborda:

Futurólogos como John Naisbit y Alvin Toffler tratan de sumar causas y efectos de infinitas informaciones locales para identificar y proyectar tendencias, ¿qué opina de este método, en donde está ausente la consulta a la fuente especializada?

Orestes E. Díaz Rodríguez:

No me agrada el término futurólogos, pareciera restarle seriedad a un trabajo que es decididamente complejo y definitivamente necesario. No conozco, por ejemplo, a nadie que llamara a los historiadores o analistas de sucesos acontecidos “pasadólogos”. No estoy al corriente de lo que hacen en concreto Naisbit y Toffler, pero por lo que deduzco están intentando tomar “el toro por los cuernos”. Están acopiando una información valiosa que les permite elevar su conocimiento sobre los fenómenos complejos y convertirse en un contrapeso efectivo. Lo que los debilita, sin dudas, es renunciar a la consulta o el cotejo con fuentes especializadas. Es en ese cotejo donde pueden salir a la luz y superarse carencias de unos y otros, a favor de llevar un análisis más lúcido a los lectores. Sin dudas, el especialista lo es, ante todo, por haber aprendido, entrenado y desarrollado habilidades y métodos que le permiten en un área determinada manejar más adecuadamente volúmenes importantes de información aparentemente caótica, descubriendo probables regularidades. Naisbit y Toffler corren seriamente el riesgo de pasar por alto “detalles” que suelen ser relevantes.

Daniel Taborda:

A propósito de la consulta a fuentes especializadas, el periodista Edward Jay Epstein las califica como “fábricas de hechos” y no es que vayan a manipular o mentir al periodista, sino que éste no tiene el control completo de ellas y la información se genera en un contexto ajeno al medio, ¿cómo resuelve este problema a la hora de trazar sus proyecciones?

Orestes E. Díaz Rodríguez:

Tenemos el control completo de muy pocas cosas. Podría aseverarse lo mismo con respecto a la generación de la   noticia en sí, particularmente la internacional, que la mayoría de las ocasiones procede de agencias o fuentes con la que el periodista tiene poco o escaso contacto. Incluso, la dificultad también existe con la noticia nacional, si coincidimos en que lo que preliminarmente se difunde, como regla, es sólo la punta, lo que sobresale del iceberg. Son también ejemplos de “fábricas de hechos”. El periodismo responsable seguramente es un movimiento constante desde la “fabricación” al hecho real. Así como el periodista no tiene, en primer momento, control completo de la información, tampoco la tiene del resultado de la consulta a fuentes especializadas. Tendrá que correr riesgos que se verán disminuidos en la medida que se realicen las dinámicas o verificaciones de rigor con respecto a la fuente especializada. Por ejemplo, cuál ha sido el coeficiente promedio o la percepción dominante sobre la veracidad de sus análisis. En las ocasiones en que ha errado en sus apreciaciones, el margen de error ha sido aceptable o decididamente escandaloso. Si no nos formulamos jamás esas preguntas, y sobre todo, si no le damos debido seguimiento y respuesta, entonces la responsabilidad por la “fabricación de hechos” difícilmente pueda ser endosada a la fuente especializada. Observo en la posición de Edward Jay una especie de inclinación al solipsismo en lo periodístico, es decir, de lo único que puedo estar seguro es de lo que hago yo mismo o lo que hacemos lo que somos de “casa”. En todos los campos, filosófico, político o periodístico el solipsismo tiene la misma secuela, el empobrecimiento del producto. Aun así,   lo que es rescatable en la visión de Edward Jay es la preocupación profesional por la veracidad de la información que se va a difundir.

Daniel Taborda:

Como analista, ¿cómo supera el problema que supone el tema de la información encubierta que administra la fuente?, de lo que usted se entera es sólo de la cabeza del iceberg que asoma sobre la superficie informativa, pero no alcanza a ver el bloque completo, no tiene control sobre él, no es su ámbito.

Orestes E. Díaz Rodríguez:

El trabajo del analista se justifica porque con demasiada frecuencia la noticia o suceso no viaja acompañada de sus causas, beneficiarios, repercusiones y posibles tendencias del evento. Unas veces por proteger intereses creados, otras por ser terreno prácticamente inexplorado, en no pocas oportunidades por una simbiosis de ambas circunstancias, las razones de fondo se presentan enmascaradas, ocultas, inescrutables a la mirada no entrenada. La labor del analista, por tanto, tiene su origen en ese hecho deficitario, frecuente y casi congénito. El analista es precisamente un especialista en lidiar con la incertidumbre. Si logra realizar un trabajo satisfactorio, el resultado será que al final despejará con acierto las incógnitas, transformará lo ignorado en certezas, toneladas de mineral y lodo en minúsculas partículas de metal precioso. ¿Cómo logra el analista concretar esa metamorfosis? Su trabajo es muy parecido al de un detective, investiga, recopila información de diversas fuentes y las cruza, lee entre líneas, hurga en antecedentes, detecta contradicciones, persigue indicios, descubre posibles evidencias, compara, analiza, sintetiza, elabora, descarta y comprueba hipótesis. En ocasiones la búsqueda lo lleva a descubrir lo sumergido, es decir, causas y efectos, patrones y tendencias. En otras oportunidades simplemente no alcanza a cumplir el propósito, queda atascado, aún lejos de su meta. Es obligación del analista reconocer cuando su trabajo no consigue llegar a parte alguna y dejarlo reposar a la espera de hechos nuevos, en lugar de dejarse tentar por echar mano de forma indiscriminada del recurso especulativo. Aunque allí donde no existe trasparencia ni facilidades de acceso a otras fuentes, como en espacios dominados por el autoritarismo, ¿la especulación no es acaso un recurso legítimo del analista contra la omnímoda maquinaria burocrático-policíaca que lo aísla, lo anula y lo reprime?

Daniel Taborda:

¿Cuál es la técnica más acertada, a su juicio, que debe usar un analista de información periodística?, ¿alcanza con tener un profundo conocimiento de algo para contextualizar y analizar sus causas y posibles efectos?

Orestes E. Díaz Rodríguez:

A mi juicio la técnica más acertada es la duda metódica, en lugar de estar inclinado a aceptar la información que se le ofrece, el analista debe dudar casi siempre de ella hasta tanto no compruebe lo contrario. Si están informando que el presidente, como fue el caso de Hugo Chávez, ha sido sometido a varias intervenciones quirúrgicas por causa de cáncer, pero se encuentra bien y retornará a ocupar sus funciones, hay que dudar, hay que preguntarse cómo es posible pasar por el quirófano con una enfermedad tan grave, ingerir decenas de fuertes medicamentos y encontrarse lúcido y con energía suficiente para gestionar los complejos asuntos públicos, cosa que es sumamente difícil y desgastante aun gozando de una salud de hierro. Si están informando que el estado de derecho y la democracia se consolida, hay que preguntarse cómo es posible que eso ocurra cuando las autoridades a todos los niveles están en el mejor de los casos rebasadas por el narcotráfico o por la corrupción, o por ambas. Si están difundiendo que la gestión del gobierno en funciones ha sido buena, hay que preguntarse cómo es posible entonces que el costo de la vida suba de forma notoria y que la percepción de inseguridad aumente. El análisis no es profesión para crédulos, ingenuos, profesantes de una fe mística, idealistas o románticos. Todo lo contrario. Es un estado de alerta intelectual que para ser realizado de modo eficiente exige dosis importantes de escepticismo y realismo. El analista de información jamás rinde culto al discurso o la narrativa por espectacular que parezca, él sólo se inclina ante los hechos, el cotejo o la evidencia.

Si se trata de esclarecer tendencias y generar pronósticos, en esa circunstancia lo recomendable es echar mano de la síntesis de análisis de casos con variables semejantes, también conocido como proposición empírica general o modelo nomológico-deductivo, que expresamente exige además el seguimiento de la nueva experiencia tomando distancia de cualquier idea preconcebida.

Si por conocimiento profundo se entiende el conocimiento de un solo caso, de una sola experiencia, generalmente es insuficiente. Es imprescindible la comparación de esa experiencia con el mayor número de casos presentados que tengan similar naturaleza. Es necesaria la generalización procedente del análisis comparativo de diferentes casos.

Guadalajara

Octubre 17/2014

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Master en Filosofía por la Universidad Estatal de Moscú, Abogado (Universidad de La Habana), Profesor de Sistemas políticos comparados por la Universidad de Guadalajara, de Soluciones a conflictos internacionales por la Universidad del Valle de México y Derecho Constitucional para curso de Maestría de la Universidad América Latina. Columnista del diario de Guadalajara, "El Informador"
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s