¿Cuatro años más?


14213748

¿Se sostendrán los lulistas en el poder?

Predecir el eventual ganador de la segunda vuelta electoral en Brasil ha significado un reto sumamente difícil debido a tres razones: 1) contienda disputada , 2) complejidad de la ccompetencia dentro de un estado con un sistema de multipartidismo extremo con dinámicas diferentes a nivel nacional y estadual, 3) dificultades con el procesamiento de la información en otro idioma.

En camino a la segunda vuelta, la campaña se extendió tres semanas. En la primera el rasgo sobresaliente fue el ascenso de la figura de Aécio Neves (34,9 millones de votos en primer turno). Ello se debió al apoyo casi unánime que recibió de los candidatos y partidos perdedores (un total de ocho pequeños partidos que sumaron en conjunto 2 millones de votos) y sobre todo, de la candidata Marina Silva y el Socialismo que quedaron terceros con

22, 1 millones de votos de respaldo. Entre tanto, la candidatura de Dilma Rouseff y sus aliados (43,2 millones de votos), no recibió adhesiones adicionales por parte de partido o candidato alguno. Sólo el PSOL, el partido chico con más respaldo (1,6 millones de votos), llamó a su militancia a no apoyar a Aécio Neves, pero al mismo tiempo se declaró incompatible con Dilma. Significaba que la oposición eligió enfrentar unida el propósito reeleccionista de Rouseff y el PT. El sentimiento antipetista tomaba expresión política. (“Sombras nada más”, archivos, 2014).

Aquí es cuando comienza la complejidad en la lectura de los respaldos. Aunque Marina Silva (Redes Sostenibles) y el Socialismo dieron su apoyo a Neves, no es posible saber con exactitud qué por ciento de los 22 millones de votos corresponden a uno y otro. Ese dato es de importancia debido a que es un hecho aceptado que todos los votantes de Marina Silva, no la acompañarían en su controvertido respaldo al candidato de centro derecha (PSDB), bien porque sus posiciones son más próximas al PT, bien porque una vez confirmada que la competencia final sería la misma que durante los últimos veinte años, es decir, PT vs. PSDB, se sentirían defraudados y más propensos a votar en blanco o abstenerse.

De cualquier forma es indudable que a quien favorecieron las adhesiones fue a Neves, cuando menos descontaba la diferencia del primer turno y empataba en intención de voto con Dilma o hasta la superaba.

De lo que se trataba en ese momento para el analista, de acuerdo con nuestras premisas, era de poner máxima atención en el comportamiento de la coalición de partidos que arropa a Dilma y al PT. ¿Sería erosionada por la fuerte presión que ejercía el ascenso de Aecio Neves? Si eso llegara a suceder, entonces significaba que la balanza se inclinaba definitivamente a favor del candidato del PSDB.

Se señaló entonces que el principal aliado del PT, el poderoso PMDB, no apoyaría a Rouseff en seis estados. Ello se debe a que en esos estados el PMDB y el PT no son aliados, sino que compiten por el control de las gubernaturas. Es una característica del sistema electoral brasileño que hace más complejo el pronóstico del resultado final. La alianza nacional entre partidos no necesariamente se refleja en las alianzas regionales o estaduales. Quiere decir, que aunque PT y PMDB van juntos a nivel nacional, son a su vez adversarios en determinados estados, lo que determina que en ese ámbito el acuerdo nacional no funciona, o lo que es lo mismo, el PMDB no respalda a Rouseff. En este caso, la pregunta era ¿acaso ese comportamiento no se había expresado ya en la primera vuelta? Es decir, el total de votos que sumó Dilma en la primera vuelta, por cierto disminuidos con respecto a la elección presidencial de 2010, ya reflejaba esa particular situación. Era un dato preocupante, pero no un asunto nuevo. No significaba que el PMDB abandonaba a su aliado en el momento crucial, decidiendo el rumbo de la elección. Aunque fiel a su estilo, el PMDB declaró que estaba listo para cogobernar con cualquiera de los dos candidatos que en definitiva resultara ganador.

Pero entonces llegaron los debates entre los candidatos. Se dice que los debates inciden muy poco en el rumbo de la campaña salvo que se cometan errores groseros. Sin embargo, hay razones para afirmar que esta vez los debates jugaron un papel que no se puede subvalorar. Sirvieron, por ejemplo, a la maquinaria del PT para des construir la imagen de Aécio Neves.

En la primera vuelta, una vez que Marina Silva amenazó la posición de Rousseff con el idilio que despertó en los votantes (“Quien es Marina Silva”, 2014, archivos), lejos de la artillería petista quedó Aécio Neves que se veía muy desplazado en la competencia. Al llegar segundo, su nueva posición lo puso de forma natural en la mira. Entonces comenzó la desconstrucción. Salió a relucir que mientras fue gobernador del estado de Minas de Gerais no hubo preocupaciones sociales en su gestión, la educación y la salud pública se deterioraron, en cambio hubo nepotismo y fuertes indicios de tráfico de influencias y desvío de fondos públicos. Quedó en claro a su vez, que como Senador votó en contra de la elevación del salario mínimo. Para colmo, en el estado natal de Aécio, Minas de Gerais, se alzó con el triunfo el candidato a gobernador petista.

Entre tanto, las revelaciones por la corrupción en Petrobras también alcanzaron a referentes del partido de Neves. El papel que cumplieron esos ataques fue poner en duda que el cambio al que aspira una parte decisiva del electorado pudiera provenir de una eventual gestión de Aécio Neves. Todo lo contrario apuntaba más a ser un retroceso hacia una etapa superada. Sin embargo, Dilma Rousseff también recibió “golpes”. El esquema de corrupción de Petrobras favorecía al oficialismo y es responsabilidad directa del ejecutivo. El estado de la economía apunta, ante todo, a determinantes internos, y Dilma, fue acusada de que su hermano Igor Rousseff, cobraba un salario por trabajar en dependencias públicas en las que jamás se reportó.

En medio de esa situación confusa, ¿cómo saber a cuál de los candidatos le irá mejor el día decisivo, sin caer en la tentación de guiarse por encuestas por las reservas que tenemos contra ellas?

En mi opinión, las claves son las siguientes:

1.-Dilma es una presidenta en funciones, con los beneficios que de esa posición ventajosa se derivan, que pese a una situación económica adversa y a que enfrenta a una oposición unida en torno a la figura de su adversario Aécio Neves, ha logrado conservar, sin embargo, el respaldo de una amplia coalición de partidos. Este hecho es sumamente importante, no se percibe que la coalición oficialista haya sufrido fracturas o desgajamientos por el vaivén y la dureza de la confrontación electoral.

2.- En la dinámica de la elección presidencial en un estado federal, sin dudas influye el comportamiento de las elecciones a nivel de cada estado o provincia. Como regla, el partido o coalición que sume más gobernadores electos o que logre imponerse en aquellos estados con mayor peso, difícilmente podrá ser superado en su propósito de imponerse en la contienda general. Ello se debe a que los gobernadores son verdaderos agentes que controlan poderosas estructuras de activistas y votantes. Hay que tener en cuenta también, que en Brasil, a diferencia de México, las elecciones a gobernador tienen lugar de forma simultánea a la elección presidencial respondiendo a su vez a la lógica de dos vueltas que caracteriza la elección general. ¿En ese aspecto, cuál es el balance entre Dilma y Aécio? Los resultados de la primera vuelta arrojaron que Dilma ganó en quince de los veintisiete estados. Aécio, por su parte, se impuso en diez estados y Marina Silva en dos. En Acre, uno de los dos estados en que Marina Silva ganó la votación presidencial, sin embargo, el PT y sus aliados quedaron mejor posicionados con vistas a controlar la gubernatura en segunda vuelta. En cuanto a los tres estados con mayor peso electoral, Rousseff ganó en Río de Janeiro y Minas de Gerais y perdió en Sao Paulo. Mientras en primera vuelta se impusieron siete gobernadores asociados con la coalición nacional oficialista y seis pertenecientes al arco opositor.

Como se ve, en ningún caso los elementos de juicio son excepcionalmente contundentes, a lo sumo marcan una tenue tendencia. Lo fundamental a mi juicio es que la enorme y engrasada estructura político- electoral de la presidenta en funciones, después de dos duras etapas y varios contratiempos, se encuentra intacta y gestionando el voto casa por casa, estado por estado. De no producirse entre viernes y sábado hechos que descarrilen la elección (aún falta un debate televisivo), como por ejemplo, la publicación de la revista “Veja” denunciando que Lula y Dilma siempre estuvieron al corriente de los desvíos de fondos desde Petrobras, los lulistas, no sin susto, conservarán el poder. Dilma Rousseff será reelecta. ¡Cuatro años más!

Orestes Enrique Díaz Rodríguez

Octubre 24, 2014

Tulum

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en campaña presidencial Brasil 2014 y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Cuatro años más?

  1. Con la victoria de Dilma Rousseff, mi blog “Certezas de la incertidumbre” cierra un ciclo. Hemos acertado en el pronóstico de cuatro elecciones en países y escenarios diferentes, las victorias de Hugo Chávez, Enrique Peña Nieto, Juan Manuel Santos y Dilma Rousseff. No lo logramos, en cambio, con la reelección de Barack Obama. Lo fundamental es que queda expuesto un modelo de análisis que viaja casi al ritmo de los eventos y es capaz de prevenir el rumbo. Es hora de buscar nuevos horizontes! Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s